11.7.18

Agradecer, parte esencial para aprender a colaborar

agradecer colaborar tendedero social tejeredes

Conoce cómo reconocer tus logros te pueden salvar de la frustración de sentirte solo en el trabajo.


En general, nuestra vida personal está llena de rituales: celebramos cumpleaños, aniversarios. Recordamos nuestro primer día de clases o cuando terminamos la universidad. Nuestro primer viaje e incluso nuestros nervios antes de iniciar un proyecto personal. Hoy, incluso, las redes sociales como Facebook lo hacen más visible y cercano a través de sus recordatorios.

Sin embargo, cuando se trata de trabajo, pocas veces conmemoramos momentos que son importantes para la organización a la que pertenecemos. Quizás sea el apuro del día a día o la necesidad de apegarnos a la planificación, pero lo cierto es que no es muy común ver que, al menos desde las estructuras tradicionales, los logros colectivos se celebren como tales.

La experiencia que hemos desarrollado en TejeRedes nos prueba que, cuando dejamos de mirar en individuos y empezamos a velar por las comunidades y las redes de conversaciones, descubrimos también otros ciclos de gestión. Estos son importantes para la circulación y evolución de la comunidad y su sistema de articulación. Bajo esta premisa (así como sembrar) toma importancia la cosecha como espacio en el que se recogen los resultados conseguidos y se hace una pausa para mirar y asimilar los logros alcanzados en conjunto. Agradecer y celebrar es también parte de los rituales en los que reconocemos avances y compartimos que somos parte de una misma comunidad.

Éste es también un ejercicio de sostenibilidad: revisar qué funcionó y por qué. De esta forma, nacen buenas prácticas que se pueden incorporar, se revisan los propósitos que mantienen a la red cohesionada y se reacomodan los roles, de manera de cumplir con los nuevos desafíos que presenta cada cosecha.

agradecer colaborar tendedero social tejeredes
Tendero social: tecnología social para “cosechar”

Dentro de las tecnologías sociales que hemos desarrollado para transformar estas ideas en acciones concretas está el tendedero social. Éste consiste en un mecanismo -presencial o digital- para visualizar necesidades y ofertas respecto de algún tema o verificar los agradecimientos de las personas.

¿Qué se necesita? Lo más importante, es contar con un espacio físico. Luego, sólo se necesita un par de marcadores, hojas blancas, post-it, pinzas e hilo para colgar.

¿Cómo se desarrolla? El tendedero es una aproximación física a las redes sociales. El primer paso, es que cada quien exhibe una hoja con sus datos personales y la cuelgue sobre el hilo (utilizando para ello las pinzas de ropa).

Luego, cada participante cuelga alguna idea, que en este caso puede ser un logro. Dependiendo de lo que éste genere, los demás pueden responder con “me gusta” o complementar este hito, pedir información u ofrecer apoyo, utilizando post-it de distintos colores para diferenciar la interacción.

En el Tendedero (Ver Manual Nº 3) quedan materializados los avances y son compartidos entre los miembros de la red. El tendedero puede sumar fotografías para ilustrar las acciones (a partir de las “publicaciones”). De esta forma, a través de un soporte se pueden visualizar los logros y cómo se perciben al interior de la organización.

Se recomienda que, una vez terminado el tendedero, el facilitador de cabida a la discusión para así comprender los logros y poder asimilarlos dentro del colectivo. ¿Te gustó este artículo? Compártelo sigue nuestras conversaciones a través de los boletines periódicos y nuestras cuentas en Facebook, Twitter e Instagram.

Este y otros consejos están disponible en nuestro libro tejeRedes, el cual puedes descargar acá: Link de descarga
Leer más...

25.6.18

¡TejeRedes un año más junto al proceso #DesafíoAprendizaje en Argentina!

experiencia aprendizaje tejeredes

Continuando con el proceso del año anterior (Experiencia Aprendizaje), en el mes de mayo TejeRedes fue invitado, esta vez al gran Desafío Aprendizaje en Argentina. 


Después de trascendentales y enriquecedores encuentros bajo el proceso de Experiencia Aprendizajes de 2017 en Argentina, este año regresamos a apoyar el encuentro de mayo que llevó por título Desafío Aprendizaje. La idea fue volver a reunir a cientos de profesores para comenzar a promover el nuevo estatuto que a grosso modo delinea las nuevas características y reglas de la educación argentina de aquí al 2030, todo bajo la mirada y el contexto del Ministerio de Educación de la Nación.  

Lo relevante es que esas nuevas directrices incorporan potentemente conceptos y metodologías sobre el trabajo en red y la colaboración. En este marco, se llevaron a cabo una serie de talleres en torno a lo colaborativo con temáticas que fueron desde cómo innovar en las aulas de clases, mejorar las relaciones de los profesores, cómo usar o incorporar la didáctica, la gamificación o incluso los vídeojuegos, cómo utilizar las tecnologías online para mejorar la educación del futuro.   
experiencia aprendizaje tejeredes
Fueron dos días de trabajo y talleres, donde TejeRedes desarrolló en dicho marco la Escuela Colaborativa, muy parecida a lo realizado el año anterior, para entregarles y mostrarle el tema del CLEHES, Animómetro "y pensar un poco esta relación de la jerarquía versus la colaboración sobre todo en las estructuras dentro del aula o la misma relación entre profesor y alumno, así como también las relaciones entre los mismo profesores", señaló Cristián Figueroa quien asistió a Argentina en representación del equipo TejeRedes.   

En líneas generales fue muy positivo observar nuevamente el ambiente positivo y el deseo de los profesores de querer asimilar, avanzar y poner en práctica estas características que están en torno al mundo colaborativo y que es impulsado por el Ministerio de Educación del país trasandino.

Desde TejeRedes queremos agradecer la invitación de los organizadores por volver a confiar en nosotros otro año más. Sin duda, todo el proceso que se ha venido gestando ha sido una de las experiencias más valoradas por TejeRedes y estamos constantemente atento al desarrollo y fortalecimiento de Desafío Aprendizaje en Argentina.   

Equipo TejeRedes
Leer más...

22.5.18

TejeRedes por #Colombia: talleres a tablero vuelto en Nariño y un CIRCO con los amigos de Travolution (turismo comunitario)

tejeredes nariño y taller travolution

A finales de abril viajamos hasta Colombia para participar de dos grandes actividades: fuimos a Nariño para desarrollar una serie de talleres y posteriormente a Bogotá para poner en marcha el CIRCO junto a la comunidad de Travolution ¡Te lo contamos!


Talleres en Nariño

Bajo el contexto de la inauguración de ColaborarIS, organización que depende directamente del Centro de Innovación Social de Nariño (CISNA), acudimos para realizar un 
taller de trabajo en red colaborativo y entregar así los conocimientos y herramientas que facilitarán la asimilación de la temática. La novedad de la actividad es que dentro ColaborarIS se incubaron, en aquellos días, diversos proyectos que tiene como base el trabajo en red. 

Incluso, asistimos a conocer un proyecto insitu encabezado por artesanas, en la zona de la Cocha, donde se ha articulado de manera positiva toda la labor productiva (desde el mantenimiento de las ovejas, pasando por el diseño de los tejidos, hasta los canales de comercialización). Además, realizamos una charla sobre innovación social (en la zona de Pasto) la cual tuvo una gran asistencia de público (100 personas aproximadamente). 
tejedoras la cocha nariño tejeredes
En la ocasión, trabajamos en grupo para dirimir una pregunta o reflexión en torno a la colaboración y posteriormente avanzamos, a través de la metodología de fishbowl, todo un interesante entramado de conversación y discusión, teniendo como referentes (en cuanto a las respuestas) a los amigos de ColaborarIS y CISNA. El objetivo fue poner a colaborar a los asistentes, más que dictar una charla conceptual. 
cisna nariño charla tejeredes
Todo lo que ocurrió en torno a la ciudad de Nariño (principalmente desde la Gobernación), CISNA y ColabrarIS fue una de las experiencias más importantes y enriquecedoras que hemos vivido este año. Por ello, pronto publicaremos un post en este blog donde detallaremos los trascendentales cambios -todos entorno el tema colaborativo-  que se están llevando a cabo en la ciudad. 

Para terminar les dejamos este vídeo que resume nuestra gran satisfacción en Nariño:


TejeRedes con Travolution

Nos trasladamos hasta Bogotá para desarrollar en el marco de la Escuela tejeRedes el Centro Itinerante de Redes Colaborativas (CIRCO) con los amigos de la red de turismo comunitario de la zona, teniendo a la organización Travolution como actor relevante. Allí trabajamos tres días consecutivos para entregarles los contenidos de la metodología colaborativas y de trabajo en red con un nivel de participación alto y por sobre todo un inside y reflexiones bastante positivo y provechoso para la comunidad.   


Posteriormente, trabajamos con el equipo motor de Travolution en una mirada que apuntó a la Transferencia TejeRedes. Básicamente profundizamos en tres temáticas: cómo conectar a las personas a la red y cómo ser un Articulador de la red; posteriormente nos enfocamos en el propósito y los paradigmas de trabajo a desarrollar (ideales y metas de futuro); y finalmente trabajamos el tema de estructura de red, reglas del juego y un plan de trabajo. "Fue una inmersión muy profunda de las temáticas, durante cuatro días y con resultados a nuestro entender potentes y con un equipo consolidado y alineado con el propósito", concluyó Beto Infante, quien desarrolló el CIRCO junto a Cristián Figueroa.   


Pero nuestra trabajo no terminó allí, ya que ahora con Travolution comienza una etapa de acompañamiento y seguimiento de los proyectos que asomaron en los talleres, por ejemplo, de Articuladores, así como un apoyo en el ámbito comunicacional y reuniones diversas a lo largo del año. 

¡Simplemente Gracias Colombia! Gracias a los amigos de Nariño y Travolution por su hospitalidad, disposición y empatía en los talleres y por enseñarnos nuevas perspectivas del trabajo colaborativo.

Equipo TejeRedes
Leer más...

14.4.18

La Wiki de reinventar las organizaciones ¡Así fue nuestro primer Coloquio TejeRedes 2018!

coloquio tejeredes wiki reinventar organizaciones laloux

Este año hemos desarrollado el primer Coloquio de TejeRedes para hablar de un tema que apasiona a muchas personas "Reinventar las Organizaciones". 


Aprovechando el impulso que ha tenido la wiki en castellano, reunimos a un grupo de personas expertas en la temática, desde el mundo de la consultoría, empresa, academia, etc. (www.reinventarlasorganizacioneswiki.com)

La Wiki Reinventar las Organizaciones (Inspirada en el libro de Frederic Laloux y traducida por Marcial y Mohanad) tiene por finalidad explicar los comportamientos y características de las organizaciones emergentes en todo el mundo que operan de una manera muy diferente y tal vez más evolucionada que otras. Estas organizaciones han sido denominadas (por ahora) como Organizaciones Teal. Esta wiki está considerada como la mejor referencia, una especie de manual, para los líderes que buscan actualizar prácticas de gestión específicas en su organización (texto de la wiki).

Esta fue la invitación con la cual iniciamos una entretenida conversación (de forma virtual) y que abrió diálogos y reflexiones a través de una videoconferencia.



Algunas reflexiones y preguntas que se plantearon fueron:
"Hoy tenemos un agotamiento del modelo jerárquico de mando y control. De esta forma está surgiendo un nuevo modelo de organización y aunque todavía no esté terminado ni lo podamos comprender, hace realidad muchos de los anhelos de la humanidad (organizaciones con un propósito de servicio genuino a la sociedad, donde las personas pueden ponerse por entero en el trabajo y autoorganizarse)" (Marcial) 
"Ya ha emergido un paradigma totalmente nuevo de empresas, una evolución o llamémosle como queramos, pero que no es lo conocido. Ya tenemos realidades palpables y contrastadas. A mí lo que me interesa especialmente es como conectar todo lo que está surgiendo, no para uniformizar, sino precisamente para mezclar más, para hibridar más, para mestizar más, ya que pienso que esa es la manera de conseguir una mayor velocidad de cambio y un mayor impacto" (Pablo)
"Desde mi experiencia, no siempre (o mejor dicho, pocas veces) es posible iniciar una transformación “a fondo” rápida cuando nos dan oportunidad de acompañar a una organización. Las razones son múltiples:  la dirección/accionistas no están preparados o son refractarios, son una gran organización con muchas “mini organizaciones” muy diferentes, están en situación compleja, pertenecen a una multinacional con pocos grados de libertad, son organizaciones anquilosadas por su historia, son empresas familiares con tensiones entre sus miembros, etc". (Pedro)
Algunas preguntas inspiradoras 
  • ¿Cómo podemos detonar un movimiento para que cada vez más universidades, cámaras, asociaciones empresariales en nuestros países participen en esta labor de generar conciencia y acompañar en la transición a los dirigentes? (Marcial)
  •  ¿Cómo puedes inspirar al resto de la red a través de alguna práctica o enfoque que estás aplicando con las organizaciones? (Mahanad)
  • ¿Cómo reinventamos nuestras organizaciones para que florezcan las comunidades en el entorno actual?  (Mahanad)
  • ¿Qué formas prácticas tendríamos de acelerar la sensibilización de las personas?: desde la educación, la administración pública, la ciudadanía… (Pedro)
  • ¿Son factibles/recomendables mini-transformaciones? ¿Merece la pena intentarlas? Experiencias y avances (Pedro). 
"Las respuestas a estas preguntas, pueden en gran medida acercarnos uno al otro como una red por el alineamiento del propósito. Por otro lado, lo mismo que nos ayudó elevar la conciencia, puede en gran medida cambiar el enfoque de muchas personas y organizaciones también" (Mohanad).
Por ultimo, Diego nos planteaba: "¿Cómo hacer que los líderes de organizaciones actuales, incluídos nosotros, no veamos el cambio evolutivo sólo como una serie de prácticas innovadoras a instalar en sus organizaciones - como me toca verlo muy seguido ante la moda de lo teal - sino que implica un cambio de paradigma, que para mi tiene que ver también con espiritualidad?" 
Como podemos ver, este coloquio, más que cerrar definiciones, abrió el espacio para seguir avanzando. Estamos ante un tema nuevo que nos abre una camino para una sociedad diferente en las formas en que nos organizamos.

Les dejamos un resumen gráfico de las conversación, realizado por Hans Gutiérrez.
coloquio tejeredes wiki reinventar organizaciones laloux

coloquio tejeredes wiki reinventar organizaciones laloux

coloquio tejeredes wiki reinventar organizaciones laloux

coloquio tejeredes wiki reinventar organizaciones laloux

coloquio tejeredes wiki reinventar organizaciones laloux

Equipo TejeRedes

Leer más...

6.4.18

La innovación social y colaboración desde la mirada femenina

tejeredes diploma complutense innovacion social

Hemos terminado la edición 2018 del Diploma Eficiencracia en innovación social, financiación participativa y economía colaborativa en la Universidad Complutense de Madrid.


Tanto la primera como la segunda edición del diplomado de Eficiencracia UCM ha tenido un especial particularidad: más de un 90% de los participantes son chicas. Esto le ha dado un carácter muy especial al programa y a los temas trabajados. Desde un inicio las preocupaciones, necesidades, reflexiones y preguntas en torno a los temas de innovación social y colaboración han tomado una mirada distinta a otros programas de estas características.

En general, la mirada femenina nos invita a profundizar y navegar desde otros escenarios, en temas en que estamos a acostumbrados por tendencias y experiencias, a tener conversaciones sobre impacto y resultados. Si bien hablamos de lo social (innovación) y colaboración (economía), siempre las experiencias se reducen a cómo se resuelven de manera diferentes las problemáticas. Por ejemplo, desde el empredimiento con sentido social o desde la economía con plataformas colaborativas.
tejeredes diploma eficiencracia
Pero hay un punto que siempre dejamos en el tintero y que va más allá del propósito, y es la intención y energía con la cual nos envolvemos antes de entregarnos a buscar y llevar a la acción del objetivo y sus metas. En el caso de la mirada femenina en los contextos sociales y colaborativos, es una energía con menos egos y más de aceptación (amor). 

Puede que alguien diga "no estoy de acuerdo con eso, por tal o cual caso", pero desde la experiencia y lo que hemos visto en este diploma (y en otros cientos de casos), esa energía femenina es un empuje imparable a buscar formas diferentes de realizar un cambio en un territorio de paradigmas marcados por un profundo e histórico sentido patriarcal.
diploma eficiencracia tejeredes
Muchas veces me pregunto si el escenario fuera diferente, en donde, por ejemplo, no tuviera que existir un 8 de marzo o que alguien día a día nos recuerde "que aquí estamos y existimos" (con un carácter reivindicativo), sino que aquello resulte ser algo cotidiano y parte de nuestras relaciones. Si la sociedad tuviera esa misma energía y capacidad de acción, seguramente estaríamos navegando en un mundo muy diferente y los habitantes de este planeta tendríamos otras respuestas a las preguntas del para qué, cómo y qué.

Muchas gracias a tod@s lo que dieron forma y realidad al Diploma de Eficiencracia.

¡Y muy atentos a su 3ª versión!

Aquí les dejamos algunas fotografías del modulo "Redes y Organizaciones Colaborativas"

Equipo TejeRedes
Leer más...

30.3.18

El impacto social desde la mirada de la gestión colaborativa

impacto social gestión colaborativa tejeredes

La colaboración parte por casa, pero para generar un verdadero cambio social, debe expandirse a lo largo y ancho de la sociedad.



Valores, propósitos, visión y misión. Todos ellos son elementos -a veces inspiradores, a veces más prácticos- sobre cómo debe “comportarse” y relacionarse una empresa y organización con otras. En algunas ocasiones se expresan en acciones filantrópicas o de Responsabilidad Social Empresarial a través de las cuales las empresas canalizan sus preocupaciones y vinculaciones con el medio en el cual están insertas.


Ante esto, una estructura de gestión colaborativa tiene sus propias reglas del juego y dinámicas internas, que le permiten generar relaciones de confianza, promoción de liderazgos y mayores diálogos al interior de la organización. Sin embargo ¿Cómo se relacionan estas estructuras con su entorno?


El diferencial más importante es que, para este tipo de empresas u organizaciones, los valores están por sobre el dinero. Como tendencia, las empresas de carácter colaborativo consideran también el contexto en que están insertas, buscando cómo impactar en el entorno o el territorio en que se desarrollan. Esto se traduce en que las empresas que apuestan por el impacto en el medio, el territorio en el que se desarrolla o en la comunidad que tienen más próxima.


En general, quienes forman parte de este tipo de estructuras ya están alineados con los valores de la organización y los portan como parte de su cosmovisión. Así funciona, por ejemplo, en gran parte de las fundaciones, en donde los colaboradores no deben “convencerse” de los propósitos, sino que los encarnan y los desarrollan a través de su trabajo y en su vida diaria.


La horizontalidad, en estos casos, se manifiesta en una responsabilidad social en la que las comunidades a las que quiere impactar figuran en condiciones de igualdad y co-responsabilidad, por sobre la verticalidad propia de la ayuda y la asistencia. Los valores de la horizontalidad, el respeto y la construcción de tejido social, en algunos casos, no solo se circunscriben a la empresa, sino que permean hacia el resto de la sociedad.


Así, generar actividades como tener una fábrica que produzca materiales para otras comunidades más excluidas, destinar tiempo para organizar actividades de voluntariado corporativo o involucrarse con programas que tengan un impacto estructural, son parte de las acciones que desarrollan las organizaciones que dejaron atrás las jefaturas y las pirámides organizacionales.


Algunas destinan un porcentaje de sus utilidades en inversión directa en proyectos de impacto social que se sostengan en el mediano y largo plazo. En esta misma vía, asoma la inversión en proyectos de impacto público, como áreas comunes e infraestructura para la ciudad.


En otra línea, las empresas con estructuras de gestión colaborativa están son más receptivas, por ejemplo, a tener licencias abiertas de sus productos. Bajo la premisa de compartir el conocimiento, abonan para que el entorno pueda participar de sus avances.


La colaboración parte por casa, pero para generar un verdadero cambio social, debe expandirse a lo largo y ancho de la sociedad.

Sigue nuestras conversaciones a través de los boletines periódicos y nuestras cuentas en Facebook, Twitter e Instagram. 

Este y otros consejos están disponible en nuestro libro tejeRedes, que puedes descargar acá: Descarga gratuita
Leer más...

20.3.18

Escuela tejeRedes ¿Para qué realizar un curso sobre trabajo en red y gestión colaborativa?

cursos tejeredes


Desde el año pasado tenemos dos cursos online en la escuela TejeRedes (GRATIS) para que las personas puedan profundizar sobre los temas de trabajo en red y gestión colaborativa.


Una de las primeras preguntas que realizamos a las personas que están desarrollando los cursos en la Escuela TejeRedes: ¿Qué te inspira a seguir y desarrollar las actividades propuestas en este curso? Las respuestas son muy varias.

Guardando la identidad de las personas, compartimos algunas interesantes reflexiones de los participantes de los cursos:


"Reconocer que los conocimientos y herramientas que porto en mi mochila no me alcanzan para gestionar la complejidad del trabajo en redes, que es imprescindible para desarrollar tanto mi responsabilidad de conducir/liderar un equipo tecno-pedagógico multidisciplinar y sobre un extenso territorio; como co-crear soluciones a problemas o demandas del Ministerio de Educación y con otros Ministerios para acompañar integralmente las trayectorias de niñas/os y jóvenes". 


"Actualmente estoy cocreando junto al equipo una plataforma colaborativa que nos permita estar conectados con nuestro propósito personal y que ese propósito este unido a nuestro propósito que como comunidad colaborativa vamos a crear. creo que la colaboración puede darnos mayores satisfacciones que la competencia y desde allí puedo apostar al éxito de esta iniciativa. Especialmente porque los valores de confianza, respeto y hacerlo juntos puede ser más efectivo que de manera individual".


"Aprender para replicar y difundir esta forma de trabajo en las organizaciones comunitarias. Escucho en los talleres que hacemos que tiene problemas de comunicación y confianza, que sus dirigentes se sienten solos y cansados. Creo que por acá va la respuesta y mi aporte sería acercarles a ella". 


"Me inspira el deseo de vincularme a otras personas desde otros modos, diferentes a los establecidos, colaborando para que en comunidad mejoremos nuestra calidad de vida.

Pienso que el curso me puede ayudar a ponerle nombre a cosas que aun no visibilizamos en las organizaciones y redes de las cuales formo parte, a ampliar conocimientos sobre trabajo en red y a adquirir herramientas concretas para visibilizar lo que sucede en ellas. (como el confianzómetro)". 


"Los paradigmas están cambiando hacia un mundo de redes. Quiero conocer acerca del pensamiento y el trabajo colaborativo. Aprender metodologías, técnicas y habilidades para contribuir a un cambio de mentalidad en las comunidades y hacer nuestra vida más amable, tanto a nivel laboral, como social".


"Mi mayor motivación es trabajar con las comunidades donde he decidido asentarme en República Dominicana para que hayan intercambios sanos, desarrollo en conjunto para mutuo beneficio y aprovechar oportunidades de co-creación para un mejor país".


Te esperamos en la Escuela TejeRedes
Leer más...

24.2.18

El día en que la colaboración se volvió interesante, por Amalio Rey

seminario nexus 24 colaboracion tejeredes amalio rey

* El artículo original lo puedes consultar en el blog de Amalio Rey. Agradecemos a Amalio por permitirnos reproducir de manera íntegra este artículo. 



El viernes pasado (9F) estuve en el Campus Norte, de la Universidad Politécnica de Cataluña, participando en el tercer Seminario sobre Ciencia de la Colaboración convocado por el proyecto Col·laboscopi del programa @Nexus24UPC, que lidera ese estupendo equipo formado por Didac Ferrer, Alex Muntada, Ginevra Marina Lazzerini, Martí Rosas y Pere Losantos. Ellos, junto a Leticia Soberón (DontKnow), Cristian Figueroa (TejeRedes) y un servidor co-organizamos la jornada, a la que asistieron unas 35 personas con perfiles diversos y muy interesantes.

Tuvimos desde gente proveniente del mundo del software, a investigadores universitarios, promotores culturales, diseñadores, facilitadores de procesos colaborativos, funcionarios de distintas administraciones, artistas, empresarios, gestores del conocimiento, urbanistas y… ¡hasta bomberos! (aquí tienes el listado completo y sus perfiles). El seminario estaba dirigido a personas interesadas en profundizar sobre las claves de los equipos colaborativos, tanto desde una lógica de investigación como de la práctica diaria.

El evento fue una práctica colaborativa en sí mismo. Cristian Figueroa dice que se dedica a “armonizar comunidades y organizaciones (…) promoviendo que las personas trabajen en red colaborativamente”, y realmente lo consiguió. Siguiendo su metodología TejeRedes, su labor de facilitación fue muy hábil para crear complicidades y un ambiente muy agradable que ayudó a aflorar la inteligencia colectiva. Basta con echarle un vistazo a las fotos del seminario para darse cuenta de que eso fue así. El tiempo se nos pasó volando.

Antes del taller pusimos en funcionamiento una plataforma que nos facilitó, amablemente, Leticia Soberón de DontKnow, en la que compartimos 4 preguntas para centrar y madurar el debate previo al encuentro. Collaboratorium, que así se llama, funcionó muy bien para gestionar la deliberación previa. Es muy recomendable para este tipo de ejercicios.

Comparto ahora un resumen de las ideas que me parecieron más interesantes y algunas reflexiones que me sugirieron los diálogos que tuvimos. Seguro que me dejo muchos temas en el tintero, pero no quiero que el post me quede demasiado largo:

1. La CO-laboración es CO-mplejidad: No es fácil encontrar el justo equilibrio entre las motivaciones individuales (incluso, egoístas) y las colectivas. Gestionar bien la tensión natural que siempre existe entre el gen individual y el social, que todos llevamos grabados, demanda una mezcla de paciencia, generosidad y sabiduría. La respuesta que damos a este equilibrio inestable depende mucho de las experiencias personales que hemos vivido en proyectos colaborativos anteriores. El balance entre los feedbacks positivos y negativos condiciona mucho la predisposición, aunque el diseño contextual también puede hacer mucho para cambiar la actitud.

2. Colaboración por defecto: La eficiencia importa también en los procesos colaborativos. Siempre que hablo de “eficiencia” no me refiero a tomar el camino más corto, sino evitar desgastes innecesarios. Eso se traduce en cuidar el foco y no dispersarse. Una vez que el propósito está definido, hay que ponerse con ello y cuidar la gestión. La mejor forma de hacerlo es integrando la colaboración, de forma natural, en los flujos ordinarios de trabajo de las personas. Eso reduce los costes de colaborar, al menos en las primeras etapas, hasta que se adquiere el hábito. Aquí tenemos un desafío de diseño apasionante, que empieza desde modificar los flujos de interacciones que reconoce formalmente la organización para que no quede más remedio que colaborar (o sea, sin Plan-B para competir), hasta concebir incentivos y refuerzos para aquellos comportamientos que son colaborativos.

3. La colaboración no es amor, sino cultura y rediseño de contextos: Digo esto porque Martí Rosas (UPC) sugirió que la colaboración es amor, y yo me mostré incómodo con esa idea. Lo sigo estando porque pienso que el amor es otra cosa. No creo que se pueda, ni se deba, hacer mucho por “el amor” en las organizaciones. Una propuesta así a mí me pone nervioso. El amor lo dejo para mi familia, amigos y relaciones íntimas. Lo que hay que hacer es crear contextos que favorezcan comportamientos, hábitos y rutinas colaborativas, y quién sabe si después la gente termina “amando” más, pero ese no es un objetivo. Leticia decía que “las personas deben venir (a las organizaciones) amadas y lloradas”, y en parte tiene razón. Puedo entender el sentido de la expresión de Martí, si la interpreto de modo laxo y metafórico, visto el amor en términos de generosidad y cultura de compartir. María Cacheda matizó el término con una aportación sugerente, muy bien acogida en el taller, hablando de “Hamor” con H para quitarle grandilocuencia a la palabra e intentando, según ella, revalorizarla desde el punto de vista de los afectos. Yo sigo pensando que desde las organizaciones no podemos intervenir ahí más que generando contextos facilitadores.

4. La importancia del CÓMO: Hablamos de la importancia del proceso, de cómo se hacen las cosas. Decía Ana Manzanedo (OuiShare) que “la gente se engancha cada vez más al CÓMO que al QUÉ”. El propósito es importante, pero hay que huir de la “tiranía de los objetivos”. Es probable que la gente empiece a estar cansada de la retórica de las misiones/visiones, y vea en el CÓMO algo más tangible y verificable.

seminario nexus 24 colaboracion tejeredes amalio rey
5. Reciprocidad: El principio de “reciprocidad” es importante para que la colaboración sea posible. Si la apropiación de los resultados de la colaboración no se reparte de forma justa y equitativa, según la implicación mostrada por las partes, es fácil que se genere rechazo a colaborar. Yo mismo he tenido experiencias desagradables con personas para las que: “lo mío es mío, y lo tuyo es de los dos” . También es verdad que la reciprocidad es una función del tiempo, así que hay que ser pacientes a la hora de esperar o medir los retornos. Sentir “estrés por la reciprocidad”, algo también común en iniciativas colaborativas, tampoco es bueno.

6. La colaboración necesita diversidad, pero hasta cierto punto: La diversidad está en la base de las sinergias, y sin sinergias, la colaboración es forzada. Pero… ¿cuánta diversidad es la correcta? Hablamos de esto, tanto en Collaboratorium como en el taller, y se hizo evidente que maximizar la diversidad puede no ser una buena idea en contextos de acción, donde hay que conseguir resultados dentro de determinados plazos. En entornos de reflexión puedes admitir toda la diversidad que quieras, pero en los de acción, con expectativas de resultados, no hay que pasarse del punto óptimo, que es aquel donde los costes de forjar consensos empiezan a exceder los beneficios de disponer de perspectivas diversas: vamos a necesitar tanta diversidad (y no más) como la que podamos manejar de un modo razonablemente eficiente. Como se ve, el grado correcto de diversidad es altamente dependiente del contexto. También es verdad que, si hay un fuerte propósito compartido, es más fácil gestionar altos niveles de diversidad.

7. Rediseño de espacios híbridos: Determinados espacios incitan más a la colaboración que otros. Hay que mimar esto a la hora de crear entornos facilitadores. Pero mucho cuidado con pasarse de alegría comunitaria. Estoy muy de acuerdo con Didac (UPC) en que los espacios diáfanos no son la única solución, y que es imprescindible combinarlos con sitios aislados, que permitan la reflexión individual, sin ruidos, ni interferencias. El diseño tiene que ser híbrido, para que responda a las distintas necesidades que se dan en el proceso co-creativo.

8. Herramientas colaborativas: La actitud es más importante que las herramientas, pero éstas juegan también un papel relevante. Hace falta más conocimiento y formación en el manejo de aplicaciones colaborativas digitales, porque cuando la gente manosea las herramientas, al mismo tiempo está aprendiendo y viendo qué tipos de cosas se pueden hacer colaborando. Estas herramientas suelen funcionar bien como “troyanas”, porque una vez que la gente las prueba, si funcionan bien, se resisten a volver atrás.

9. Medir la colaboración: Uno de los objetivos del taller era reflexionar sobre cómo medir la colaboración. Aunque varios participantes han insistido en que es posible medirla, yo sigo sin verlo. Al menos si se quiere hacer con rigor. Según como lo veo, habría que medir la cantidad y calidad/intensidad de las interacciones de naturaleza colaborativa. Los proxies que algunos participantes sugirieron me parecen ambiguos. No aíslan con efectividad los comportamientos colaborativos de los que no lo son. Por ejemplo, se tiende a confundir la “colaboración” con la “participación”, que no son lo mismo. Yo puedo escribir un post para compartir con el grupo (“participo”), pero hacerlo de un modo totalmente unilateral y egoísta, sólo para que se me escuche o imponer mis ideas, y después no interaccionar con los demás en el debate y construcción colectiva de las ideas que pueden elaborarse a partir de ese post y de otras contribuciones (si no hago eso, no “colaboro”). Esto se ve claro, según nos recordó Didac, en el trillado ejemplo de “los huevos con beicon”: la gallina participa, el cerdo colabora, porque se implica y se deja la piel. Por otra parte, no se puede confundir la “colaboración” con la “comunicación”. Son dos tipos de interacciones de una intensidad diferente. Por eso, indicadores de comunicación como el número de mails, llamadas telefónicas, wasaps, intercambiados no son un proxy correcto para medir “colaboración”. Usar las encuestas tampoco es fiable. La colaboración es una categoría buenista, así que la gente tiende a dar respuestas demasiado optimistas. Incluso se autoengaña, porque todo el mundo cree que es más colaborativo de lo que realmente es. Prefiero mecanismos de observación: qué hago vs. qué digo que hago.

10. CO-laboración es CO-nfianza: Esta fue quizás la palabra más repetida en la plataforma y el taller. La confianza es clave, y está claro que para confiar hay que desaprender. Es cultura y predisposición. Las organizaciones serán incapaces de generar confianza si no son coherentes.

11. Alinear la colaboración con la estrategia: Que la colaboración esté alineada con la estrategia de la organización es determinante para su efectividad. Cuando eso ocurre, es más fácil impulsarla.

12. Co-responsabilidad y liderazgo son compatibles: Para fomentar la colaboración es importante favorecer dinámicas de co-responsabilidad. La gente se tiene que sentir responsable de lo que hace, y para eso necesita autonomía. Pero eso no significa que podamos prescindir del liderazgo. Es otro tipo de liderazgo, más facilitador y humanista.

Dejo para un segundo post, que publicaré en mi otro blog de inteligencia colectiva, el resumen del debate que tuvimos en el tema que me tocó coordinar a mí: “Colaboración a gran escala, en grupos grandes”. Nos vemos…



NOTA: Si te ha gustado el post, puedes suscribirte para recibir en tu buzón las siguientes entradas de este blog. Para eso solo tienes que introducir tu dirección de correo electrónico en el recuadro de “suscribirse por mail” que aparece en la esquina superior derecha de esta página. También puedes seguirme por Twitter o visitar mi otro blog: Blog de Inteligencia Colectiva.
Leer más...

21.2.18

¿Pensando en un cambio organizacional? Te entregamos cinco desafíos para su implementación

tejeredes cambio organizacional


Reconocer la necesidad de un cambio es el primer paso. Después de eso, parte el verdadero desafío: implementarlo con éxito.


El camino a la horizontalidad en las estructuras de trabajo es largo y sinuoso. Requiere de una labor de sensibilización interna y de personas que puedan asumir el rol de facilitadores dentro de estos procesos. Implica soltar egos, confiar y estar dispuestos a no tener “verticalazos”, como acostumbrábamos, entre muchas otras adaptaciones.

Este tipo de estructuras es una apuesta a lo diferente, por lo que no está exenta de dificultades. En su proceso se quiebran y se desmantelan viejas costumbres, lo que puede llevar a conflictos e incluso, la salida de algunas personas que hayan sido clave para la organización. No obstante, existen factores que pueden favorecer a la organización para que su transición parta con el pie derecho y se desarrolle respondiendo a las necesidades colectivas.

Los aspectos más importantes a partir de nuestra experiencia, son: 

1. Confianza y un marco de entendimiento común: En otras ocasiones, hemos hablado sobre la importancia de la confianza como “pegamento social”. A partir de esta premisa, las personas que participan, como miembros de una comunidad, pueden definir las reglas del juego. Esta definición preliminar define líneas centrales para entender luego cómo actúan y trabajan las personas.

2. Estructuras de red de las organizaciones: Puede parecer obvio, pero es necesario que la estructura organizacional refleje la intención de abrir conversaciones a más actores. De nada sirve tener un proceso de sensibilización interno, y una voluntad manifiesta de cambio si ésta no se trasluce en el organigrama. Esto repercute directamente en cómo se repartirán las responsabilidades y el peso de las decisiones a la hora de enfrentar el cambio.
3. Espacio y tecnologías sociales (presenciales/virtuales): Las tecnologías sociales son un medio para facilitar las discusiones y el proceso de cambio organizacional. Varían dependiendo del momento de la organización y el grado de confianza que existe dentro de sus participantes, pero canalizan las necesidades de los colaboradores de manera lúdica y simple.

4. Propósito y contenidos de interés común: Al igual que la confianza, el propósito tiene un objetivo aglutinador dentro de la organización. En sí mismo, tiene flexibilidad suficiente para adecuarse a los distintos momentos de la organización y acompañar su transición hacia un esquema colaborativo sin necesidad de “amarrarse” a una meta demasiado amplia, como propone la misión. Así, a partir de pequeños acuerdos y consensos, los miembros de la organización pueden ir cohesionándose a partir de una bandera común.

5. Roles y actores de la comunidad: Una organización que pretende apuntar a la colaboración debe reconocer en la diversidad su capital más importante. Un cambio organizacional requerirá de distintos perfiles, que nutran las discusiones para poder avanzar hacia un objetivo común. Habrá quienes tomen un rol facilitador o quienes participen cuestionando, operando, buscando balances y poniendo paños fríos ante situaciones más complejas.

Para que este proceso sea claro y despeje posibles conflictos, es importante que haya claridad en las reglas comunes. A partir de lo anterior, quienes participan de este cambio de cultura deberán trazar un mapa apoyándose en herramientas que puedan concretizar el proceso, atendiendo a la diversidad de roles y habilidades de los integrantes.

¿Qué crees que es lo más difícil a la hora de optar por el tránsito hacia estructuras colaborativas? Comparte tu experiencia y suscríbete a nuestro boletín para recibir ésta y otras historias de nuestro ecosistema tejeRedes.

Recuerda que todos nuestros contenidos están insertos en el nuevo libro tejeRedes.

Descarga gratis Libro y Manuales tejeRedes  

Leer más...

6.2.18

Gran experiencia de tejeRedes apoyando a la Red de Educación Ambiental (Chile)

red educacion ambiental ministerio medio ambiente tejeredes

El pasado mes de diciembre apoyamos un gran encuentro a cargo de la Red de Educación Ambiental (Ministerio de Medio Ambiente, Chile). Aquí te contamos nuestra experiencia en territorio con los protagonistas. 


El pasado 11, 12 y 13 de diciembre, junto al equipo de la universidad Academia de Humanismo Cristiano realizamos la 2° jornada de diálogo de la red nacional de centros de educación ambiental (dependiente del Ministerio de Medio Ambiente) en la zona central de Chile. La actividad se desarrolló en la zona rural del Cajón del Maipo (zona cordillerana) con una serie de programas mixtos entre el Ministerio, la Universidad Academia de Humanismo Cristiano y tejeRedes.

Por la mañana de la segunda jornada de trabajo se trabajó, junto a tejeRedes, las motivaciones de los actores y lo que ellos esperan de la red con objeto de poder clarificar las expectativas e ir dando los primeros pasos hacia los ingredientes base de la articulación colaborativa. Posterior a este trabajo, los participantes desarrollaron otra actividad de networking, la cual fluyó con mayor naturalidad y mejores grados de conexión. Por la tarde, retomamos temáticas claves de la metodología tejeRedes como la construcción de una cultura colaborativa, cómo sostener una red en el tiempo a través de la metodología y de qué manera interactúan los grupos humanos desde el “amor” (según Maturana: aceptar al otro como un legitimo otro) o desde la negación.

En el tercer día de la jornada, los participantes realizaron una actividad práctica de trekking y de seguridad ambiental, circuitos con huella cero, sustentabilidad y reconocimiento a través del territorio (puntos cardinales, cruces de río, etc). Ya de regreso volvieron (con los conocimientos básicos de colaboración internados) para levantar iniciativas con objeto de acelerar algunas conexiones improbables y plasmar un pequeño inicio del plan de trabajo asociado a la participación dentro de la Red.
red educacion ambiental chile tejeredes

En total participaron de la Jornada los 44 Centros pertenecientes a la Red de Educación Ambiental (abarcando las 15 regiones del territorio nacional), quienes quedaron muy motivados.  Pero sobre todo la actividad les permitió, según concluye Alberto, comenzar a reflexionar en una cuestión fundamental: cuál será en el futuro próximo la lógica de gobernanza (más jerarquizada o más distribuida-colaborativa) que aplicarán a la Red. 

Un aporte importante fue la participación de los guardaparques de CONAF, debido a que son un ente relevante en la educación ambiental a lo largo del país, al mismo tiempo que comparten realidades con las otras instituciones participantes de la Red. En el fondo, la posibilidad de conocerse a fondo (a través de herramientas de facilitación aplicadas en la jornada) potenció observar las distintas realidades de los Centros, siempre con la lógica de que entre ellas se entrelazaran y se potenciaran en el futuro. La realidad, nos contó Alberto, es que justamente al poco tiempo (semanas) se ha podido observar cómo estos Centros comenzaron a interactuar (públicos y privados) y trabajar entre ellos.
Finalmente, quedaron establecidas una serie de iniciativas como un manual de buenas prácticas, un banco de semillas no transgénicas, la idea de promover capacitaciones entre los centros, apoyar los proyectos para fondos concursables o establecer cuáles son los aspectos básicos para que puedan coexistir en el tiempo; éstas serán algunas de las acciones que ayudaran a la red a mantenerse activa y sostener junto con la compañía del ministerio esta iniciativa a nivel nacional.

Sin duda, una hermosa jornada en la cual tejeRedes pudo entregar su semilla colaborativa a la Red Ambiental. Por ello, queremos agradecer al Ministerio de Medio Ambiente y al equipo de la universidad Academia de Humanismo Cristiano por la oportunidad de participar en esta gran jornada de trabajo.


Equipo tejeRedes
Leer más...

1.2.18

El Animómetro: La herramienta para describir nuestro estado de ánimo

fundacion ires animometro tejeredes

* El artículo original fue publicado en la web de la Fundación Ires con fecha 05 enero 2018. Agradecemos a la Fundación por permitirnos replicar la nota. 


Vuelve a ser lunes por la tarde, las madres y padres del Casal van entrando en la sala, hablando y tomando lugar para sentarse, alegrándose de volverse a encontrar. Me doy cuenta, con una sonrisa, que muchos de ellos se sientan siempre en el mismo espacio, parece que aquí también buscamos nuestra zona de confort. Dejemos que el momento de entrada y bienvenida fluya durante un rato, mientras nos acompañan las tazas de café y las pastas entre conversaciones paralelas.

Poco a poco la euforia de la llegada se calman, empezamos a estar expectantes de lo que la tarde nos brindará. Hacemos una breve introducción de la sesión y empezamos a repartir las etiquetas con el nombre de cada uno, que se irán colocando en el mural del Animómetro, y en el grado de ánimos en el que se encuentran. “¿Quién quiere empezar hoy contándonos como está?” “Pues yo misma Alba, que hoy vengo con subidón”.


La idea del Animómetro aparece en el 21º Forum Fedaia de este año, en el que en una de las ponencias, a cargo de TejeRedes, se nos presentó una metodología innovadora en torno al trabajo en red y centrada en las personas. A través del Workshop que llevaron a cabo, enfocado a desarrollar habilidades para trabajar en red de una forma colaboradora, conociendo conceptos y prácticas utilizadas para su organización, nos enseñaron el Animómetro, como una de las propuestas metodológicas en equipos de trabajo

¿Cómo se aplica? ¿Para qué sirve?

El Animómetro, como su nombre sugiere, tiene el formato de un termómetro, ya que figura el trazo de los diferentes grados, de 0 a 10, pero simbolizando el estado y el grado de ánimo en el que nos encontramos .

Utilizando el Animómetro damos voz a cada participante del grupo para que exponga cómo se siente antes de iniciar la sesión, permitiendo conectar con las propias emociones y con las del resto del grupo. Uno a uno, nos levantamos para poner nuestra etiqueta en la franja del Animómetro donde queremos situarnos, hacemos un breve aclaración de que nos sentimos con determinada energía y escuchamos el resto de compañeros/as con sus aportaciones.

Lo mejor de todo es cuando, al finalizar la sesión, algún miembro del grupo te dice que se va con un estado de vitalidad más elevado del que se encontraba al comenzar la tarde. Es decir, nos hacemos conscientes que el estado de ánimo de una persona evoluciona durante la sesión, una práctica positiva para conocernos.

¿Cuándo se pone en práctica?

La aplicamos a la sesión de madres y padres del Casal que se lleva a cabo los lunes por la tarde. Nos gusta el ambiente que se genera al hacer uso, ya que posibilita que los diferentes miembros del grupo tengan su momento para expresarse y se fomente un nivel de confianza más elevado. También simboliza el inicio de nuestra sesión, dando presencia a las personas que han asistido aquel determinado día y comenzando de forma más distendida del espacio de madres y padres.

¿Por qué lo recomendamos?

La primera vez que presentamos la dinámica del Animómetro el Casal resultó ser un éxito, ya que las familias se animan con el hecho de disponer de ese momento en que pueden abrirse para explicar cómo se encuentran. También, posibilita que en el inicio de la sesión tome más importancia la presencia de cada uno dentro del grupo.

Desde entonces, hemos tomado la costumbre de empezar las sesiones del espacio con madres y padres con el Animómetro, ya que nos ofrece poder mantenernos más atentos al resto de compañeros y a nosotros mismos, y en el grupo se genera un ambiente de distensión y confianza.

Además, en un espacio de trabajo y reflexión como es el del Casal, dar importancia a las emociones o sensaciones que nos rodean es vital para poder llevar a cabo una intervención más adecuada a la realidad del grupo, a la energía que influirá en la participación de las dinámicas y la sesión en general.

En definitiva, el uso de esta herramienta nos resulta positiva porque nos ayuda a entender las aportaciones que surgirán durante la sesión ya ser más conscientes de lo que comunicamos y el porqué lo hacemos de esa manera, ya que previamente hemos dado lugar a escucharnos a nosotros mismos ya los demás miembros que participan.

Así, de uno en uno, nos levantamos y pegamos nuestra etiqueta, aprovechando para explicar cómo nos sentimos al día de hoy, y por qué motivo nos encontramos de una u otra manera. El resto de compañeros nos escuchan, y siempre hay palabras de comprensión, consejos o, sencillamente, acompañamiento en las diferentes situaciones por las que cada uno pueda estar pasando. Hoy quizás la situaremos al 4, pero la próxima sesión quizás irá más allá del 6 …

Una vez el grupo entero ya se ha situado, empezamos la tarde con nueva temática a trabajar. Pero de una manera diferente, ya que nos hemos permitido ese momento de sentirnos, escucharnos y soltarnos, estar más atentos y conectados con el resto: con la red de emociones de los que somos hoy.

Y vosotros, ¿Cómo estáis hoy?

Por Alba Batlle,
Educadora del Casal en Familia
Leer más...
  Seguir a tejeRedes en Facebook   Seguir a tejeRedes en Twitter   Seguir a tejeRedes en Linkedin   Suscribirse a tejeRedes   Suscribirse a tejeRedes  

Actividades destacadas

Libro, Manuales y Cursos Gratis

Servicios tejeRedes