Seguir a tejeRedes en Facebook   Seguir a tejeRedes en Twitter   Seguir a tejeRedes en Linkedin   Seguir a tejeRedes en Instagram   Seguir a tejeRedes en Youtube   Suscribirse al Chat de  Telegram de tejeRedes   Suscribirse a la newsletter de tejeRedes

20.9.22

Navegando: metodologías para implementar sistemas de articulación colaborativos

Regalo de Sandra Álvarez: collage de imágenes Escuela tejeRedes 2022.


Se cierra una etapa

Estamos ad portas de cerrar una etapa en la Escuela Tejeredes 2022 la del Design Lab. Precisamente este es el artículo de cierre de la última etapa, el Design Lab, parte 6. El Design Lab fue una etapa para nutrirse de las experiencias de otros con los que compartimos valores y que nos pueden enseñar desde su historia y experiencias. Una etapa para cultivar valor de conocimiento.  


Regalo 2 de Sandra Álvarez:
Infografía sobre metodologías para implementar sistemas de articulación colaborativos
(HAZ CLIC!)


Esta vez, tuvimos de entrevistada a Laura Pastorini, coach y consteladora Familiar que actualmente trabaja en el Presencing Institute del MIT (Massachusetts Institute of Technology) donde apoyan a agentes de cambio a prototipar proyectos para el cambio social. 

Laura nos contó su historia (la H del CLEHES). Nos compartió enseñanzas que aplica en su día a día como por ejemplo entrenar su atención para ver aquella que emerge y que la vida/ presente necesita de ti. .Laura es docente y practicante de Teatro de la Presencia Social, una tecnología Social que "deja aparecer" la inteligencia del cuerpo. Aquella que se relaciona con lo intuitivo de cada uno de nosotros.


Regalo David Esteban García: El poder del relato



Fue imposible no encontrar un paralelo con el dejar aparecer y la S de Silencio de nuestro CLEHES, es desde el vacío desde donde emerge y aparece aquello que nos llevará a la innovación. Es cuando escuchamos cuando podemos dejar espacio para el asombro y la curiosidad.


Regalo de Laura Araujo: Un minuto de mar.

Asimismo, nos dijo que no es necesario llegar a la solución de una vez que podemos prototipar e ir iterando, probando, añadiendo cambios y mejoras y volver a probar. Y para esta tarea que es trabajar colaborativamente, tiene mucho sentido. Más cuando somos varios CLEHES (cada uno de los integrantes de esta escuela) que se van transformando en la reflexión y en el trabajar juntos. 



Regalo Silvia Mindreau: Jardín de Gente.

También nos habló de la necesidad de  diseñar  y co crear espacios donde la organización se observe a sí misma y así nos acordamos de los círculos de escucha, tecnología social gracias a las cuales nos escuchamos y nos observamos. También nos dejó una pregunta:



¿Cómo compatibilizar la responsabilidad y la eficiencia en el cumplimiento
de tareas con las metodologías colaborativas?

En esta etapa también aprendimos de Diseño y Diáspora. un grupo de diseñadores que indagan en el diseño centrado en el usuario. Como cambiar la pregunta desde lo que yo quiero o imagino como creador a lo que el usuario quiere, desea, necesita. Y entonces, nos damos cuenta que todo tiene que ver con el tipo de observador que somos y cuán importante es dar cuenta del lugar desde donde estamos observando.



Regalo de Sandra Álvarez: infografía resumen Escuela tejeRedes 2022.


Recordamos también de cómo el cuidarnos está relacionado con lo que el otro necesita para sentirse cuidado. También, nos gustaría detenernos en este cierre para recordar aprendizajes anteriores como el entregado por Osvaldo García y Soledad Saavedra con su concepto del CLEHES.


¿Cómo una simple palabra cambia el mundo, y tu mundo?



Regalo Gio Valdivieso: canción en ukelele


Después de post, que atrás y aquí quedan, nos resuena en el alma algún insumo, y por todo lo vivido es que animamos a lo colaborativo, desde este concepto simple, aunque, complejo, para cambiar la dirección no de un barco de narrativa, que es “Fácil”, si no al de armarse de paciencia y trabajar la escucha activa, soltar ego y hacerlo eros, desde donde resuene el servir, sin deseo de que la marea nos traiga algo. Desear la conversación y hacerla posible, dando igual la ubicación de cada integrante.


Hablar, comer y ser mamá o papá, verse o no, y estar…


Cada CLEHES, con orden en la mesa y caos en la acción, nos invita a la observación y observar también desde la escucha, desde el silencio.


Regalo de Jaime Navas: Mágicas Tempestades


Aportes de personas entrevistadas que desde su honestidad, fraternidad nos comparten lo aprendido de sus muchos años colaborando, y nosotros como Escuela del 2022 absorbemos como esponjas. Cada persona resuena con diferentes matices de las entrevistas y audios, también aportes de los integrantes de la escuela y el grupo en su conjunto hacen grande este proceso de enseñanza.


Si estás leyendo esto, no es casualidad, hay segundas y hasta un sinfín de oportunidades para colaborar, hay métodos y nosotros estamos orgullosos de pertenecer a este proceso que ha sido y está siendo de vértigo.


Regalo de Mauricio Garmona: Ejercicio corporal 


El CLEHES será una tecnología que marcará un antes y un después. Porque cada paso que hemos dado, ha sido dado desde ahí, desde nuestros CLEHES. En cada entrevistado buscamos saber de su historia y cómo esos aprendizajes se articulaban desde allí. Y claro, las preguntas que hacíamos también venían desde nuestras historias.


Regalo de Marce Barrales: canción "Todo se transforma" Jorge Drexler


Por eso y tratando de inspirarnos en algunos de los aprendizajes (Dejar aparecer, el cuidado, el CLEHES, responsabilidad, compromiso y colaboración) que para cerrar esta etapa nos imaginamos un Navegando (nuestra sesión de compartir aprendizajes con la comunidad) dónde cada integrante de la Escuela hiciera un regalo y hoy en este artículo se los queremos compartir.


Cada regalo obedece al proceso de cada participante y tiene que ver con poner en valor a cada uno de nosotros, dejarnos aparecer. Dejar aparecer a nuestros CLEHES:




Regalo de Karin Swagemakers: nube de palabras colaborativo



Video Navegando 6: Encuentra los regalos de Elina Ruda, Paz Papic y David Belmar.


9.8.22

Navegando hacia las aguas de la colaboración en las comunidades: Conceptos y practicas de los sistemas de articulación colaborativos

 

Navegando hacia las aguas de la colaboración en las comunidades: metodologías para iniciar el trabajo en red colaborativa

Bienvenidos y bienvenidas todas. Hoy hacemos una parada en la sección 4 del libro tejeRedes “Conceptos y prácticas de los sistemas de articulación colaborativos” como Escuela tejeRedes 2022  estamos alejándonos ya de la tormenta, pero las últimas semanas hemos navegado en el caos. 

Un mar con mucha turbulencia, hemos perdido a 2 integrantes, ya no somos 14, somos 12.

Dos compañeras decidieron no continuar el viaje. Si quieres conocer cómo hemos vivido este proceso, puedes escuchar este radioteatro donde se relatan las vivencias. 


Por ahí alguien dijo que “la colaboración no es un fin en si mismo, objetivo o propósito a conseguir, la colaboración es algo que acompaña en el proceso. Algo que guía nuestra brújula para navegar”


Y cito textual : “toda acción (como el trabajo en red) puede transitar entre el caos y el orden. Si nos vamos muy a la derecha, estableciendo muchas reglas y control sobre un proceso, encontraremos que las acciones serán difíciles de llevar adelante por la extrema rigidez o la falta de flexibilidad. Si nos posicionamos muy a la izquierda, sin definir los puntos mínimos que requiere la acción, generaremos apatía e incertidumbre o simplemente destrucción.” (tejeRedes Play; pág 33) 


En tejeRedes se habla de un barco:



Una cultura colaborativa que “se entiende como un barco que navega por las aguas de las conexiones humanas. Una característica especial de este barco, es que las velas son infladas por el viento (de las leyes de movimiento) de las redes. En la medida que el o la articulador(a) y los y las participantes de la comunidad del barco levantan velas, la navegación toma rumbo sin mediar esfuerzos físicos o mandatos de terceros” (tejeRedes Play; pág 35).

Pero para nosotras y nosotros no era tan fácil ponerlo en práctica. 


Para tejeRedes, los cuatro ejes que movilizan el barco son:


En la proa; la fraternidad (Eros y amor) Nuestros egos estaban presentes, malentendidos, fallas de comunicación, expectativas truncadas. Los Clehes no se estaban acoplando. Cada círculo era un silo aparte y si bien había conversaciones privadas entre participantes,  en el chat general de Telegram donde estabamos todas las integrantes de la Escuela, no había movimiento.


En la popa o el timón, según tejeRedes, tiene que estar el propósito. En las reuniones no se lograban acuerdos. Habían ausencias de integrantes y por ende, se perdía la dirección clara y sostenida de cumplir y avanzar en las tareas.


En el estribor (lado derecho del barco) estaría para tejeRedes la Proacción y emprendimiento, no obstante, existía inacción, paralización, duda de actuar o decir algo. Por lo tanto, los tripulantes no se sentían libres de operar y actuar.


En babor (lado izquierdo del barco) para tejeRedes tiene que estar la humildad

y el desprendimiento y dice que  “son claves para mantener el equilibrio del estribor”. En nuestro caso, habían conflictos entre los y las integrantes, fallos de comunicación y las versiones encontradas no lograban generar un relato en común.


Hay que tener presente que todas las personas que integran la Escuela estamos en un viaje de aprendizaje. Dónde vamos aprendiendo en el hacer y en el sentirnos y cuidarnos.  Y vamos descubriendo metodologías que nos acompañen y ayuden a alimentar y nutrir nuestro ser colaborativo. 


Así como nos aporta Domenico de Sienna  “(...)los aprendizajes y las mejoras de cualquier proceso se pueden producir a través de un proceso teórico de investigación (pensar) pero también a través del propio proceso de ejecución o producción (hacer): las situaciones o condiciones no previstas determinan la necesidad de actuar de forma diferente a lo planeado, generando un descubrimiento, un nuevo aprendizaje."


Los desafíos que se nos van presentando como equipo son también espacios de aprendizaje personal y colectivo. El equipo de tejeRedes nos ha propuesto herramientas para implementar procesos de discernimiento colectivo. Y con esto nos referimos al círculo de escucha general, que ya les relatamos anteriormente, pero también a pequeños círculos de escucha por cada círculo de trabajo.


Hemos puesto en marcha una serie de acciones encaminadas a trabajar de manera paralela tanto el fortalecimiento de los vínculos y generación de eros y confianza entre los miembros como el avance en las tareas conjuntas a cumplir.


También propusimos que cada quien eligiera una o dos personas del equipo para tener una reunión encaminada a conocernos mejor y elaboramos un documento guía. Al mismo tiempo, el círculo de Liderazgo y Personas está implementando una serie de acciones para conectar: Esta semana ya comenzamos con los días temáticos para compartir cosas por el chat de telegram, pero también se viene una fiesta.

¿Es esta la formula de la colaboración? Creemos que no hay respuestas absolutas. De hecho nos hemos dado cuenta que cada abordaje es a la medida del equipo que pilotea el viaje. 


Isabel Ludita, a quién entrevistamos,  nos dice que es importante tener retos colectivos, la idea es que mantengamos la motivación en alto para organizarnos en las tareas, cumplir las promesas y compromisos que tomamos cada integrante.



Gracias a Ludita entendemos también que la incertidumbre y la pérdida del control es parte del proceso. Este momento bisagra nos va enseñando a poner atención en el cuidado y en la relación que construimos entre nosotros como comunidad. Hay que poner conciencia en nuestro CLEHES que nos soplan por ahí.


En este proceso es fundamental ir sumando todas las miradas, sumando también a aquellas miradas que son divergentes para dar valor a todas las voces. Queremos activar los procesos de Inteligencia Colectiva “ (...)la capacidad de una comunidad de generar pensamiento y solución, y no una simple suma de aportaciones, sino que es el resultado de la interacción, del debate y del trabajo colaborativo.” Y así a través de estos círculos de escucha y las reuniones de articulación vamos diseñando maneras de abordar este proceso de trabajo”.



Domenico de Sienna nos habla de comunidades de práctica como una comunidad de personas que intercambian conocimiento, ideas y experiencias. Una comunidad que se las juega en el hacer. Dar relevancia a valores esenciales para articular un proceso colaborativo como la igualdad, proacción y humildad, aceptación y confianza.


Dejamos algunas preguntas para hacer una cosecha como escuela. Aquí les compartimos los resultados: 


¿Qué sensaciones y sentires se nos han despertado o hemos escuchado en nuestro cuerpo durante lo que va de este proceso?


Las personas que conformamos esta escuela 2022 estamos interconectadas. Somos una red de conversaciones donde nuestros CLEHES se conectan. Nos hemos dado cuenta también que el cuidado se nos aparece como una “necesidad” cuando hay dolor, y este se manifiesta.

Entonces es pertinente hacernos preguntas tales como ¿Cuáles son las necesidades que tenemos cada una de las personas en este espacio?¿Como podemos apoyarnos para satisfacer estas necesidades y así fortalecer a nuestra comunidad?


También se nos aparece la necesidad de trabajar en esta escucha silenciosa, sensible y empática con la otra persona y crear espacio para tener las conversaciones de cuidado necesarias para trabajar en la fortaleza de nuestros vínculos como navegantes.


¿Cómo nos hemos sentido al enfrentar los desafíos?


Nuestros compañeros nos comparten sus pareceres y sentires :  Acompañada, entendido, desafiada, escuchada, conectada e interpelada. Somos diversos y nuestras experiencias en el cotidiano también lo son.


¿Qué pasos consideras necesarios e indispensables para articular el trabajo en red colaborativo ?


Por ahí una navegante nos dice que la generación de confianza entre las personas que quieren colaborar, tener claro el propósito y balancear la proactividad con el espacio de dejar aparecer son necesarios.


Donde el conflicto surgirá y entonces la manera de gestionarlo será clave para generar confianza en el proceso colaborativo dice otro navegante.


¿Qué aprendizajes como escuela podemos aportar en este punto del proceso? 


Son muchos los aprendizajes: Algunos de los compartidos por nuestros navegantes son: Cultivar el compromiso, ser responsables de nuestras promesas y poner foco en el cuidado propio y del compañero con el que compartimos el viaje.


También no podemos olvidar el hacer foco en el intercambio de conocimiento. En compartir nuestros saberes desde la generosidad. En ir avanzando en la construcción de acuerdos, desde los consensos. 



22.6.22

Navegando hacia las aguas de la colaboración en las comunidades: conceptos y prácticas del trabajo colaborativo



Reflexiones de la tripulación: ¿Quiénes son las personas colaborativas?

Hemos llegado a la sección 2 de nuestro viaje. Vamos navegando como escuela para darle curso a esta travesía por las aguas colaborativas. Somos la Escuela tejeRedes 2022 y estos son los aprendizajes que podemos compartirles hasta el momento:

Llevamos ya 6 meses desde que allá en diciembre del 2021 decidimos 15 integrantes embarcarnos en este viaje, tomar nuestra responsabilidad en el buque y navegar conjuntamente. Y llegamos a un punto de quiebre, donde algunos marineros querían detenerse, otra parte de la tripulación quería seguir remando y otras personas observaban en silencio el curso de los acontecimientos…

 ¿Y qué nos pasó? Sin ánimo de creernos catedráticos y catedráticas de la metodología tejeRedes que recién estamos conociendo/aprendiendo podríamos decir que llegamos a un punto en que el CAOS le ganó al ORDEN y nos tuvimos que detener a observar y escuchar: observarnos y escucharnos.

Fueron nuestros CLEHES actuando, operando en el devenir de esta Escuela tejeRedes 2022. Ya aclararemos que significa CLEHES, paciencia.

Entendemos la Escuela tejeRedes 2022 como una comunidad. Nos aventuraremos a decir que es una comunidad reunida en torno a un propósito (que aún estamos descubriendo) de ir navegando conjuntamente en un viaje de aprendizaje a través de la metodología de tejeRedes, podcast, archivos, entrevistas y conversas. Pero sobre todo en las experiencias compartidas. 

Para entender sobre nuestros CLEHES estuvimos conversando con dos académicos Soledad Saavedra y Osvaldo García quienes diseñaron esta “tecnología social” . El CLEHES se refiere a la unidad mínima, la persona. Soledad y Osvaldo investigaron los elementos claves que explican cómo las personas nos relacionamos y aceptamos y  dividen al CLEHES en 6 características: Cuerpo, Lenguaje , Emociones, Historia, Eros, Silencio.

 “Podríamos decir también que el CLEHES es una herramienta ontológica que nos permite diseñar, desde nuestro observador, el trabajo en red colaborativo.” (Libro Tejeredes, Pág 17).

Aprendimos entonces que mirarnos y mirar a la otra persona desde el CLEHES es abrir una perspectiva caleidoscópica, curiosa de mí y de la otra. Invita a la exploración. Hay múltiples dimensiones por explorar y posibilidades de tejer redes cuando observamos todos estos elementos de las personas. 

Nos gustaría decir que el simple deseo de querer ser una persona colaborativa es suficiente para serlo. No obstante años y años de vivir en un paradigma competitivo e individualista dejan huella en nuestro Cuerpo, en nuestro Lenguaje, nuestras Emociones y nuestra Historia. 

Nos vimos envuelt@s en el hacer, hacer, hacer y se nos olvidó cuidarnos y cuidar a las otras personas. Olvidamos a las personas y nos centramos sólo en los objetivos. Cuando es el EROS (el amor,  el cariño,  el cuidado,  la ternura)  el pegamento social de la colaboración. Es ese viento que ayuda a que avance el barco, y esa canción que canta la tripulación para darse ánimos.

También descubrimos que el mar que rodeaba el barco nos ponía un espejo. Un espejo donde, si queremos mirar y observar, podemos ver reflejado nuestro Ego. El Ego que genera olas, que salta cuando se ve afectado. Cambiar no es sencillo, y entregarnos a la colaboración implica también revisar estas partes de nuestro ser, ya que si el Ego domina, no queda espacio para la colaboración, para el eros, para la escucha curiosa y el cuidado de la otra persona.

El CLEHES como herramienta nos entregó un espacio para auto observarnos (observador de primer nivel) y observar al otro (observador de segundo nivel) y gracias al apoyo del Equipo Tejeredes pudimos diseñar un espacio de conversación mediado por una tecnología social: el círculo de escucha.

Habíamos pasado muchos meses en un modo de aprendizaje llamado por Osvaldo y Soledad como SA1 “...a veces nos percatamos (en silencio) que algo nos pasa ante una situación problema (incluso sabemos cual es la solución o camino a seguir), pero nos hacemos los desentendidos sin generar acción”. Operábamos entonces en este modo, avanzando por cumplir objetivos, pero también rodeadas de confusión e incomodidad sentida.

Algunxs navegantes dijeron que teníamos que parar, detenernos y conversar y es así como junto al equipo de tejeRedes nos citamos hace unos días atrás en una jornada que nos permitió visibilizar nuestros dolores, nuestras propuestas y soluciones.  Era momento de pasar a un modo de aprendizaje SA2 “... nos damos cuenta que hemos operado en modo 1 durante mucho tiempo ante una situación problema, pero esta vez cuestionamos nuestro quehacer e innovamos desde la conversación y práctica cultural para cambiar la situación”.

Como escuela también hace unos días realizamos por segunda vez un espacio co-creado por toda la tripulación y guiado desde la conversa colectiva llamado NAVEGANDO donde hemos conversado sobre el CLEHES como grupo. En estas conversaciones resumidas en padlet y documentos de elaboraciones compartidas se mezclan las reflexiones regaladas por Soledad Saavedra , Osvaldo García y las Malagradecidas, un grupo de mujeres que conversan sobre las conversaciones que como sociedad necesitamos tener para crecer.

Queremos regalarles este documento colectivo para  compartir nuestro senti-pensar surgido en el diálogo interno y colectivo.



Eres CLEHES

Somos CLEHES, desde la navegación enfocamos que el barco está vivo, con diferentes células  que interactúan como si fueran capitanas de un mismo barco. Plactom de Mares embravecidos y a salvo en su eslora, cuidadosa conjunción Quijotesca, aunque cierta.

Silencio…

Escucha…

Historia…

Eros…

Lenguaje…

Cuerpo…

Vacíos para el nacimiento.

Llenos para la fecundación.

Incompletos para el cigoto.

Y así, muy de vez en cuando, sucede ese milagro de la creación de una riqueza con sabor a Mar e invitación para la interacción de nuestro CLEHES. 

Cuerpo, Lenguaje, Eros, Historia, Escucha, Silencio.

Navegamos, seguimos navegando e invitamos a la navegación en las aguas de la colaboración.


Aún nos queda espacio tiempo que recorrer, esta es sólo la segunda estación. Nuestra reunión pasada nos permitió observarnos y auto observarnos como comunidad en la conversa. Surgieron emociones, nuestro cuerpo también reaccionó. Las palabras se dijeron y fueron escuchadas por todas y todos.


Entendemos que hoy el silencio nos permitirá entender lo dicho, reflexionar acerca de aquello que no fue dicho. Y así ir construyendo  nuestra comunidad, sosteniendo el querer y el deseo de todos por aprender.


El Eros hoy es un elemento que entendemos fundamental para darle sostenibilidad a nuestra comunidad para que sea un placer trabajar todos y todas juntas. 


Entendemos que el cuidado, el amor, la ternura, la aceptación del otro y la otra en su diferencia nos permitirá construir comunidades que avancen en las aguas de colaboración.




Escuela tejeRedes 2022


15.5.22

Navegando hacia las aguas de la colaboración en las comunidades: del individualismo hacia la colaboración



Esta bitácora da cuenta del análisis de los y las participantes de la Escuela tejeRedes 2022 a partir de las reflexiones de tejeRedes, Beatriz García y Ronald Sistek sobre la experiencia de ir del individualismo hacia la colaboración.



Bitácora del Capitán: hacia las aguas de la colaboración en las comunidades

Estamos en la Mar, navegado por aguas de colaboración. A unas personas que ya están en esas aguas, les mueve a hacer una revisión en los espacios ya habitados y a generar una reflexión y cambio a través del diseño de acciones nuevas.


En los murmullos del Océano un marinero escuchó compromiso, inclusión, empatía, solidaridad, entrega, devoción y amor por lo colaborativo; honestidad y humildad en concreto, también, convicción y confianza.


Grumete en proa, escuchó la importancia de reconectar con la naturaleza y volver a ser parte del ecosistema. Y como un relámpago llegó a su mente un recuerdo: "Amanecer con la luz del sol, descansar con el ocaso" de un caballero llamado Ronald Sistek. (conoce más de él en su página)


Embarcados, a muchas millas mar adentro, a varios nos da sentido el trabajar en la construcción de campos de confianza, en primera instancia de manera personal y también pensar en: ¿cómo habito los espacios colectivos a los que pertenecemos?


No es raro pues, que en la Mar escuchemos la palabra campo, si nos referimos a CAMPOS DE CONFIANZA, elemento esencial en generar un entorno seguro para que las personas puedan desplegar sus talentos y creatividad, por donde se construyen con acciones cotidianas que tienen que ver con dejar aparecer, escuchar a la otra persona y darse a conocer en la intimidad.


Y el capitán exclamó ¡¡Me gusta!! En lo alto del mástil.


Otr@ grumete a son de los trinos del agua decía que en estas aguas de la colaboración le invita a continuar con la búsqueda de la escucha curiosa, de las no etiquetas, de moverse del centro a lugares descentrados pero influyentes, a dejarse llevar sin analizar tanto, tal y como el barco fluye por el agua.


Andando por la Popa, se intuía en el mástil y se podía leer en un cartel: “Que la colaboración regenerativa es un proceso en donde las personas, el contexto, o el problema, queda siempre mejor de como lo encontramos”. Y para esto se explicaba a modo de esquema:


1er diagnóstico de la realidad: Hay una oscilación de paradigma, y a veces es disruptiva la aparición del nuevo paradigma:

Creen que lo que escucharon es lo que hizo dar un mayor sentido a estas aguas colaborativas.


2do: Diseño regenerativo, desarrollo regenerativo:

La colaboración genuina: colaboración en la que los procesos son horizontales, las acciones tienen un propósito que va más allá del producto como fin último sino que se inclinan al bien común. En contraparte, algunas organizaciones promueven la colaboración más por marketing o moda y utilizan muchas tecnologías colaborativas, sin embargo los procesos son verticales, al igual que las decisiones…


3ero: Paradigma emergente

Para que la colaboración sea robusta debe haber una base que es la confianza. Esto dará transparencia bien entendida.


Y el capitán volvió a exclamar: ¡Me gusta!


Experimentar más las aguas de la colaboración para redefinir el concepto. A un marinero desde un bote, analizando si todo está en regla, le mueve a desaprender lo que entiende por colaboración y reaprenderlo desde lo que hemos vivido.


4to: Poner atención en mi propio proceso de aprendizaje:

Observadores de la entrevista ven que el discurso de la colaboración está suplantando a la colaboración.


Y esquivando en la medida de lo posible barcos encallados se distinguen como algunas premisas: Primero, al escuchar y observar, nace la esperanza; y al haber esperanza surge la sensación de que la clave para lo colaborativo surge de la confianza recíproca. Si se siente confianza es muy probable generar sinergia y dejar aparecer a las otras personas desde su diferencia, su ethos. Es un espejo donde se refleja la fe en un@ mism@. Tal vez de ahí renace la autopoiesis…


En lo referente al Navegante o LA PERSONA COLABORATIVA, todas podemos serlo. Hay que trabajar y resignificar los “para qué” hacemos las cosas, apropiarnos de las herramientas y de los modelos, dar espacio a la informalidad, generar espacios seguros y mostrarnos siempre dispuestas a la ayuda y a ser ayudadas desde la comunicación amorosa.



El capitán preguntó a Beatriz García(conoce más de ella en su Linkedin)


5to: ¿Cómo co-creamos campos sociales amplios para que crezca la confianza, sabiendo que a veces habrán personas incompatibles?


Grumete por poco tiempo pues posee retazos muy certeros de marinero, le hace sentido que un espacio se construya desde las personas y ese es el punto de partida. Trabajar en mí desde mi multidimensionalidad. Y le siguen con que lo colaborativo es mucho más que la suma de partes y además exclama "¡No está valorado el ser articulador!".

Hay que restaurar el daño… y siempre debe haber una persona con el rol de articuladora o facilitadora.


Hacía tiempo que había dejado de ver el cartel a modo de esquema pero había notas en las cuerdas atadas que decían lo siguiente…

Para entender lo complejo de la transformación hacia la colaboración, ayudan las analogías de sistemas naturales adaptados a otros sistemas, por el ejemplo, educación, agricultura regenerativa, arte, etc. También, aquello que escuchamos ayudará a encontrar tal sentido.


¡Atento marinero, que el capitán parece va a exclamar otro me gusta a continuación de esta frase!


Cualquier transformación pasa por la propia experiencia, es necesaria la transformación interna, y para eso es necesaria la propia historia.


¡Me Gusta! Exclamó el capitán; les avisé...


Y se distinguen más anotaciones a lo largo del camarote, que fue mío por sorteo, y parcialmente secretas…


-Generar analogías, ejemplo: Cadáver Exquisito como técnica de arte y pasarla a otros ámbitos.


-Estar atenta a lo "ausente pero implícito en las conversaciones, al cuidado del lenguaje y la transformación del mismo, a promover espacios de contacto y aprendizaje con, para y de la naturaleza". Y ese instante fue mágico, pues pareciera que deseaba entrar en el camarote una gaviota, como si al escuchar pronunciar la palabra "naturaleza" deseara entrar para percibir.



Foto de: imbol.collages


Y me sumerjo en las aguas del conocimiento del proceso de Ronald Sistek...


Como testimonio, invita a dejarse guiar por la necesidad humana de transformación (desde un círculo virtuoso), desinhibirse en la sinergia motivada por la inteligencia colectiva, fluir desde la corresponsabilidad, en pro del bien común.


¡¡Excelente, Marinero!! nos interesó muchísimo, por ejemplo, en poder ver la diferencia entre las ICCs (Industrias Creativas y Culturales) y los Emprendimientos Sociales Culturales, partiendo de que los apellidos 'Social' y 'Cultural' son distintivos clave para una genuina colaboración comunitaria -TejeRedes.


El capitán dijo para sí:


- Hay también que tener en cuenta que el lenguaje construye realidades y por ello es necesario hacer una revisión constante de las "metáforas que nos piensan".

- Tomar en cuenta el contexto y su complejidad y la necesidad de experimentación.


No sé si marinero o grumete le atrapó la idea de los paradigmas en el desarrollo de la humanidad que plantea Sistek, y de cómo hemos llegado a donde estamos ahora en un mundo postpandémico. Es lo que hemos construido como humanidad. Nos deja como reflexión que debemos conectarnos con la naturaleza para aprender a escucharla, así como aprender a observar para fortalecer una colaboración genuina para el bien común.


Haciendo nexo con Beatriz García, me hace eco la necesidad urgente de crear "espacios seguros" para el cuidado de las personas, lo que implica un gran compromiso en primer lugar con el cuidado personal.



Capitán da orden de tirar ancla para que leyeran lo siguiente:


Paralelismos: Convoca a trabajar más sobre la honestidad, el amor y la humildad. Primero conmigo mismo y después con mi entorno y las demás personas (autopoiesis -Sistek-) desde la perspectiva que lo observa Beatriz García. Al mismo tiempo, reconocer a "la otra persona" como [individuo] diferente, ya que no se puede ser compatible con todas las personas, y tampoco hay que insistir en ello o forzarlo porque puede ser desgastante y no lograr nunca la colaboración. Siento que vivir el proceso colaborativo implica un acto de fe; es decir, disponer de toda la voluntad.

Mas Ronald Sistek nos compartió sus reflexiones:

- Dejar el mundo mejor de como lo encontramos.

- Tener más empatía

- Siempre que nos acercamos a la naturaleza nos regeneramos.

- Evolucionar.




Regeneración. Foto tomada de: Blog del COBCM


Almirante dejó unas anotaciones para que las viera el Capitán, lo sé, porque estaba espiando, las anoté como tesoro de Barba Roja; decían así:

El cambio y transformación puede venir de un quiebre que te lleva a replantear tu habitualidad, salir de la transparencia y el automatismo. También puede venir desde una experiencia nueva que te muestra algo distinto, o de algo emergente que empiezas a escuchar. En la medida que para mí sea visible ese cambio y tenga sentido, podré tener la motivación intrínseca para llevar a cabo un cambio o transformación. Al Almirante le moviliza a iniciar un camino de interiorización. Para construir esta propuesta de paradigma, él propone una reflexión individual para alcanzar una colaboración genuina.


Estando en el proceso y aportando desde el desconocimiento, se nos permitiría ir hacia lo colectivo. Así, todas las personas pueden ser colaboradoras.


Aquí como anexo en las notas del almirante, decía: 

-“Desde la dispersión (o la innovación y creatividad) llegará la cosecha”.

- A veces nuestro ego nos engaña y dificulta la colaboración.

- Dar importancia a lo colectivo porque allí está la riqueza.

- Leer a varios referentes como Maturana y Ostrom.

- Busquemos el ganar/ganar.


Otras personas insisten en que lo escuchado es lo que les da sentido e invitan a la revisión constante de la postura relacional.


Y en un segundo anexo del Ayudante del almirante, se distinguía una especie de propuesta que decía lo siguiente:


Propuesta de nuevo paradigma:

Dentro del proceso autogestivo realmente siento la invitación a reconectarme con los ciclos de la naturaleza, para contribuir positivamente al mundo y actual paradigma en el que se encuentra la "evolución" humana. Seguiré en la búsqueda de documentación y práctica con disposición a a desactivar lo que bloquea mi ser para fluir con lo diverso. Activar en mi ser la existencia de las otras personas, quienes me construyen al mismo tiempo empáticamente, mientras somos parte del mismo ecosistema. Existo porque lo diferente existe y viceversa. Me siento convocado a practicar la autopoiesis.


Entonces llegó el motín… El capitán no sabía nada más que una cosa, el caos es necesario y llegará la calma... Y es que una buena tripulación se forja en tempestades.


Empezó a exclamar los pensamientos que compartió la tripulación como una síntesis de esta larga travesía, llena de vivencias y aprendizajes y que empezaba a llegar a su fin:


¿Quién siente que está en un proceso de cambio con transformación?

¿Quién siente que hay una tensión entre lo que ahora hace y lo que debería estar haciendo?

¿Quién siente que el mundo se está volviendo cada vez más volátil, incierto y ambiguo?

O como decía Ronald Sintek: "¿Quién siente?" 


Aceptar que el error forma parte del proceso, no es recomendable tener miedo al equívoco. A pesar de que todas las personas tenemos un introyecto que nos dice "NO hagas", "NO digas", "NO interrumpas", "NO te equivoques", como mencionó Beatriz García.


Tengo la necesidad de dejar aparecer, ser una persona honesta, humilde, social; transformar mi ser individual, cambiar la forma, a través de la práctica en lo colectivo, desde lo comunitario.


-Construir una propuesta de paradigma emergente, poniendo foco en las nuevas teorías o ideas del cambio.


-Finalmente, la invitación a repensar que los actos que hacemos de manera individual son siempre parte de un grupo, entonces ¿son colaborativos? La colaboración se practica, es experimental. Para promoverlo hay que vivirlo.


¿Cómo nos interpela el camino de Ronald Sistek? ¿Qué te dice a ti y a mí esta mirada?


Y toda la tripulación a bordo exclamó:

¡Me Gusta!



Y prosiguió… 


Necesitamos metodologías del cambio para sobrevivir, sin ego y sin protagonizar.

Practicar el eros, confiar y dejar aparecer.

Autopoiesis, metodología, CLEHES, colaborar.

Fluir, romper esquemas y jugar.


Exclamó un polizón…

¡¡¡Tierra a la vista, tierra a la vista!!!




Ya, ya no somos las mismas personas. Ahora somos navegantes de estas aguas colaborativas que también pueden ser las tuyas.


Continuará…

Redacción: Camel. Revisión y Publicación: Gio, Sandra, Karin y Pato. Edición del Video: Círculo de Espacios de la Escuela. Escuela tejeRedes 2022

Google Analytics

Licencia compartida