31.7.21

¿Qué tener en cuenta para implementar un sistema colaborativo en una organización? Entrevista a Jabi Salcedo y Jose Luis Femia.

Desde el conocimiento y sobre todo la experiencia, Jabi Salcedo y Jose Luis Femia nos comparten una nutrida conversación sobre la transformación de empresas hacia sistemas colaborativos, especialmente de las empresas EKIN y LANCOR, entretejiendo elementos como: el propósito, los roles y actores de la organización, sus estructuras organizacionales, los espacios físicos y virtuales, y las relaciones entre compañeros, equipos de trabajo y comunidad.

Sobre Jabi y Jose Luis.

Jabi, transitó su propia transformación desde gerenciar organizaciones tradicionales enfocadas en resultados económicos, hacia coordinar transformaciones de organizaciones de diferentes industrias y tamaños enfocadas en sistemas colaborativos centrados en las personas. Comparte que Koldo Saratxaga, quien lideró la transformación de Irizar, lo invitó a colaborar en LANCOR en el 2005, lo cual le permitió ser actor y testigo de esta transformación, más adelante de EKIN y al día de hoy de más de 100 organizaciones.

Fue parte desde sus inicios de K2K emocionando, con quienes toma decisiones claves: como centrarse en la práctica, y acompañar empresas en un solo territorio “Euskadi” para crear un movimiento y no solo transformaciones aisladas, lo que daría origen en el 2010 a NER group que es una asociación de empresas transformadas bajo la propuesta de un Nuevo Estilo de Relaciones (NER). Para el 2016, Frederic Laloux autor de Reinventing Organization los incluye en su libro como la “tribu encontrada” reconociendo el logro de que eran alrededor de 30 empresas transformadas usando la misma filosofía y estilo de transformación. Esto les da visibilidad en España y el mundo.

Jose Luis, con experiencia en el rol tradicional de Jefe ingresa en el 2004 a LANCOR sobre todo por una motivación económica, y a finales del 2005 se involucra en su proceso de transformación. Durante estos 16 años ha sido actor y testigo de primera línea, y desde varios roles, de su cambio personal y profesional, así como de la transformación de una organización tradicional a organización colaborativa. Al momento se desempeña como Coordinador de equipo y compromiso en LANCOR, y nos cuenta de su evolución y aprendizajes con K2K, Tejeredes y otras organizaciones de NER group.

EKIN, LANCOR y NER.

EKIN es una cooperativa, con 325 trabajadores, radicada en Biskaia - España y en otros dos países, con una facturación de 26,3 millones de euros y que fabrica herramientas de corte y máquinas de corte para los mercados automotriz, aeroespacial y energía. Su trayectoria se la pueda entender aquí:

LANCOR es una cooperativa, con aprox. 100 trabajadores con una facturación de 20 millones de euros que fabrica motores de elevación, motores para generadores eólicos y turbinas, y algunos desarrollos a medida. Su trayectoria se la pueda entender aquí:

NER group es una asociación en la que diversas organizaciones unidas por el enfoque de Nuevo Estilo de Relaciones (NER) comparten experiencias, sinergias y conocimientos. Uniendo esfuerzos para mejorar, avanzar, ser más eficientes y obtener mejores resultados, así como acompañar unas a otras en el camino del cambio cultural profundo al que convoca el estilo (NER).

Te invitamos a escuchar la conversación y te compartimos un listado de momentos claves en la misma.



Min 00:06:19 Conoce a Jabi y Jose Luis de su propia voz.

Min 00:28:03 Aporte de Nuevo Estilo Relaciones (NER), Holocracia, Sociocracia de cara a la estructura, colaboración, equipos y transparencia.

Min 00:34:36 Experiencia en la gestión de la estructura física, mental y cultural durante la transformación organizacional considerando: paradigmas, cambio en las relaciones entre personas, el cambio personal, aporte de tejeredes, hábitos colaborativos, y curiosidad.

Min 00:45:05 Motivaciones por las cuales una organización inicia una transformación organizacional, y el impacto durante la evolución de la organización.

Min 00:51:22 Gestión de tensiones y resistencias al cambio en las personas y organizaciones.

Min 01:00:00 Tecnologías sociales, roles y liderazgo para la evolución de la cultura colaborativa.

Min 01:01:19 Autonomía de los equipos, mecanismo de toma de decisiones colaborativas, conocimiento y experiencia sobre el proceso de transformación organizacionales.

Min 01:27:00 Funcionamiento del reparto de resultados y ganancias en entornos colaborativos.

Min 01:30:00 Inversión de horas y tiempo extra requerido en el proceso de transformación de una organización tradicional a una organización colaborativa.

Preparación y realización de la entrevista:
Daniela Martínez + Mónica Guerra + Carlos Adam + Alex Martínez.

Cosecha:
Mónica Guerra + Patricio Urtubia + Sebastián Liera.

 

14.7.21

Charla con Alejandra Rojas Pinto: la conexión es social.

En la Escuela tejeRedes 2021 hemos llegado a la Parte 4 del DesignLAB: “Metodología para iniciar el trabajo en red colaborativo”. Al igual que en las partes anteriores del DesignLAB: “Desde el individualismo a la colaboración en las comunidades” y “Conceptos y prácticas del trabajo en red colaborativo”, “Metodología para iniciar el trabajo en red colaborativo” contó con una charla para conocer una experiencia viva donde pudiéramos observar los elementos propios de esta parte de nuestro viaje y un caso a estudiar; ambas cruzadas por las nociones de ciudadanía y territorio. En esta entrada compartiremos un poco de lo harto rico que fue la primera: la conversación con Alejandra Rojas Pinto, directora de la Corporación Cultural La Huella Teatro, de Antofagasta, Chile, y directora general de Identidades Festival Internacional de Artes Escénicas en el Desierto de Atacama.

Como marco, cabe recordar que los contenidos de esta cuarta parte del DesignLAB son: 1) Cultura y metodología tejeRedes y 2) ¿Cómo empezar a articular el trabajo en red colaborativo? Para poder adentrarse más a detalle en estos contenidos se puede revisar el Libro tejeRedes: Trabajo en red y sistemas de articulación colaborativos, Sección 3 (que abarca los capítulos 10 y 11); como refuerzo, o si no se cuenta con el tiempo suficiente para leer la sección completa, se puede consultar el Manual tejeRedes de conceptos, metodología y prácticas, también Sección 3, que recupera los gráficos del libro sistematizado por Cristian Figueroa, articulador central de tejeRedes, o el vídeo en el que el mismo Cristian de una manera muy clara pasa revista a los mismos contenidos.

Es domingo, para ser más exactos: domingo 4 de julio. En una lista de reproducciones de lo más ecléctica, junto a composiciones de Arvo Pärt, Los Tigres del Norte, La Sonora Santanera, El Mastuerzo, Ska-P, 31 Minutos o Esteman (entre otras y otros), suena por casualidad El derecho de vivir en paz en voz de su autor, el compositor Víctor Jara; a poco más de 10 mil kilómetros (pensando que estas notas se escriben en México), en la tierra que lo vio nacer y lo recibió tras ser torturado y asesinado hace casi 48 años, sus compatriotas dan inicio a la primera sesión de la Convención Constitucional que, entre muchos otros retos, recogerá el guante al “NO” expresado en el Plebiscito Nacional de 1988, antecedente histórico del Plebiscito Nacional 2020. En la libreta de anotaciones, mientras tanto, algunas de las frases de Alejandra Rojas Pinto van abrazándose, acaso enredándose, ora a la canción de Jara y el incipiente paso de la Convención, ora a los apuntes de la Sección 3 del Libro tejeRedes.

“Desarrollar redes —nos dice Cristian Figueroa— es un arte y, como todo arte, requiere una cultura y una metodología para que las comunidades tomen forma y sean sostenibles en el tiempo”. Esto —agrega— “puede ocurrir en cualquier comunidad o estructura social que tenga un propósito: (un) centro vecinal (o) cultural, una empresa y hasta en la administración de un gobierno”. En la llamada “Perla del Norte”: Antofagasta; en el seno de la ahora Corporación Cultural La Huella Teatro, eso es justo lo que sucedió con el liderazgo empático de Rojas Pinto, quien tras su formación como actriz de teatro dentro y fuera de Chile regresó a su tierra para impulsar, primero, una agrupación artística que paso a paso fue adquiriendo su propia impronta entre la investigación multidisciplinar y la vinculación directa con el territorio y la gente donde y con quienes se fue desarrollando dicha investigación tanto teórica como práctica, y, después, como resultado de la consolidación de la agrupación, en la articulación de un festival de artes escénicas que año tras año ha venido reuniendo las voces, los sentires, los pensares y los quehaceres de artistas escénicos provenientes de distintos rincones de esta aldea que llamamos Tierra: Identidades Festival Internacional de Artes Escénicas, en el Desierto de Atacama.

La conversación con Alejandra arrancó con la mediación/recepción de Geoffrey Guimberteau, quien fue dando la bienvenida a quienes se iban conectando a la videollamada convocada por tejeRedes y l+s integrantes de su Escuela 2021; unos minutos más tarde, Eva María Agruña Barran hizo los honores en una breve introducción que sirvió de puente a la intervención de Alejandra, quien, para decirlo en código tejeRedes, ha desempeñado el rol de articuladora, digamos, central de la Corporación Cultural La Huella Teatro: la comunidad/proyecto. Y, como tal, Alejandra fue trazando una suerte de ruta en la conversación que, partiendo de la experiencia personal, paulatinamente va deconstruyendo una especie de concepción del “yo” propio de su liderazgo, en un “nosotros” que se expresa tanto en la fundación misma de La Huella Teatro como en la creación del Identidades Festival, reforzando su sentido en la edición 2019 de éste.

La Huella Teatro, como se puede leer en la página web de la comunidad/proyecto, fue echada a andar por Alejandra en 2004 en Antofagasta, su tierra natal. En la charla con tejeRedes, ella nos habla de tres direcciones que van marcando el rumbo de la entonces incipiente agrupación artística: trabajar en el territorio, empoderar al lugar mismo y su gente; realizar investigación antropológica cruzándose con lo escénico, y viceversa, y llevar a cabo una gestión de inmersión en la propia comunidad, vinculandose con las y los agentes culturales comunitarios. A la luz de los conceptos de la metodología y la cultura tejeRedes, se observa entonces que la articulación emprendida por Alejandra y el núcleo de personas que la acompañan en la creación de La Huella Teatro echa a andar los tres procesos del trabajo en red colaborativo casi de manera simultánea: el Proceso I, donde se produce valor social, en la creación misma de la comunidad/proyecto y en la impronta de que el trabajo estético y de gestión tenga como base el territorio y la vinculación con su gente; el Proceso II, que crea valor de conocimiento, resultante de la apuesta por producir sus propios productos estéticos (lo cual nos permite ver parte del Proceso III), pues, al renunciar a llevar a escena textos ya creados, La Huella Teatro propicia una experiencia de saberes y conocimientos en su investigación antropológica que cruza el hecho escénico, y, el Proceso III, que genera valor de uso o cambio, pues además de los proyectos artísticos se observa en la gestión de inmersión en la comunidad-territorio y su vinculación con las y los agentes culturales.

No sobra decir que los tres procesos, que en algunas comunidades/proyectos de trabajo colaborativo en red se observan a veces diferenciados, en La Huella Teatro se cruzan y son interdependientes desde un inicio, y dicha interdependencia da paso a la conformación de una estrategia que La Huella Teatro adopta de los pueblos originarios imprimiendo su propio sello: el trueque. De la conversación de Alejandra con l+s integrantes de la Escuela tejeRedes 2021 puede colegirse que hay dos, digamos, momentos “bisagra” en la historia de La Huella Teatro respecto a esta práctica de intercambio heredada por los pueblos originarios: por un lado, una experiencia personal de la misma Alejandra en 2005, un año después de haberse creado La Huella Teatro, con el estudio de plantas medicinales en la selva amazónica, experiencia que para Alejandra significará un cambio profundo en, para decirlo en clave tejeRedes, su propio CLEHES y modificará por ende su manera de relacionarse consigo misma, desde luego, y también con las y los demás, lo que repercutirá en aquello que intuitivamente ya se iba gestando en La Huella Teatro, y, por otro lado, el gran salto que significa gestar y gestionar el Identidades Festival en 2015, con el trueque mismo como uno de sus sellos más particulares.

El trueque, como parte de la expertise de La Huella Teatro y sello característico del Identidades Festival, se convertirá así en una de las expresiones más claras de cómo la comunidad/proyecto va desarrollando los tres procesos del trabajo colaborativo en red y, en consecuencia, generando valores sociales (relacionales), de conocimiento (saberes y experiencias) y de uso (cambio e intercambio). Esto, junto a la sistematización de la propia experiencia registrando desde 2004 su historia colectiva, la apuesta por la profesionalización de las personas al interior de las comunidades/proyectos que son La Huella Teatro y el Identidades Festival y la búsqueda de dejar capacidades instaladas en la misma comunidad-territorio donde se trabaja, marcarán las coordenadas que les permitirá estar a la altura del contexto de insurrección popular que vivirá Chile y responder no sólo en consecuencia, sino también en congruencia, trasladándose de la Carpa Identidades al campamento Luz Divina, de La Chimba, en Antofagasta misma, para la edición del Identidades Festival 2019.

Los problemas, dice Alejandra en la charla, son desafíos y los desafíos son oportunidades; así, la praxis de hacer gestión anteponiendo lo cultural-humano a lo cultural-industrial para responder a su interrogante central: “¿Cómo nos conectamos con la comunidad que habitamos?”, les permitió, en medio del estallido social, religar con su propio origen y responder colectivamente: “La conexión es social”. Porque, como dijera la misma Alejandra, se trata de crear, más que en cantidad, en profundidad. El desierto se descubre así territorio fértil en oportunidades, en personas, en creación, que posibilita la emergencia de, como dijera Helena Piacenza, voces apagadas, como el ser y el estar de las mujeres que de suyo generan diversas acciones en la comunidad pero que ganaron visibilidad, y una “nosotricidad” que gracias al trueque (valor de uso), la profesionalización-sistematización (valor de conocimiento) y la vinculación con las y los agentes culturales de la comunidad-territorio (valor social) es abono para una suerte de liderazgo-trueque (como lo bautizara Geoffrey) que horizontaliza la discusión-reflexión y la toma de decisiones dentro de la comunidad/proyecto que son tanto La Huella Teatro como el Identidades Festival.

En la charla, por parte de l+s integrantes de la Escuela tejeRedes 2021, Natalia Garate, Céline Girardon y Mónica Guerra llevaron a aterrizar con sus preguntas la experiencia personal del CLEHES articulador que es Alejandra y los CLEHES colectivos que son La Huella Teatro y el Identidades Festival. Hay, nos dice Alejandra, una impronta que marca la ruta del trabajo colaborativo: “Soñar lo imposible”, y dos líneas que trazan el mapa de ruta de ese mismo trabajo: “Lo que sueño hacer” y “Cómo gestiono lo que sueño hacer”. El origen del sueño muchas veces es la misma Alejandra en tanto articuladora de ambas comunidades/proyectos; pero, en esa suerte de “liderazgo-trueque” que denominó Geoffrey, el sueño se comparte con las y los demás y se cruza con sus propios sueños creando un sueño que partiendo de varios “yoes” se vuelve un sueño del “nosotros”: colectivo. Es ese sueño colectivo el que servirá para trazar el mapa de la ruta de trabajo colaborativo en red y aterrizarlo en cuanto al proceso de gestión buscando siempre, eso es fundamental, pasarla bien y ser felices; dicho en clave tejeRedes: con harto Eros. Dicho aterrizaje recae en equipos de trabajo al interior tanto de La Huella Teatro como del Identidades Festival que en la charla con Alejandra se pueden ir identificando: comunicaciones, educación, redes nacionales e internacionales, investigación, producción, gestión… siendo todos ellos autónomos en cuanto al cómo emprender el viaje que implicará llevar el sueño colectivo a buen puerto.

Al escuchar a Alejandra no es difícil imaginar las comunidades/proyectos de La Huella Teatro y el Identidades Festival como los barcos de vela de los que habla Cristian en el Libro tejeRedes, moviéndose gracias a los aires del trabajo colaborativo; por lo menos más que como barcos que se mueven a golpe de remos. Puede observarse que en la proa hay, sin duda fraternidad y sororidad, Eros y amor que posibilitan que las personas o CLEHES de ambas comunidades/proyectos se conecten, acoplen y cohesionen; en la popa, conectar con lo social como parte sustancial de la investigación y el estudio antropológico-escénicos, la puesta en escena y la búsqueda de diferentes lenguajes escénicos, que en el rescate y recuperación de la memoria busca facilitar el acceso al público de escasos recursos a actividades culturales con el propósito de forjar identidad como aporte real al desarrollo cultural de su territorio, tiene un excelente timón; en estribor, la impronta “soñar la imposible” conduce a la proacción y el emprendimiento colectivos, y en babor, pasar de los sueños de los “yoes” al sueño del “nosotros” en medio de un “liderazgo-trueque” que se alimenta del encuentro, la escucha, el intercambio, es la base de humildad y desprendimiento para mantener el barco en equilibrio: “El desprendimiento —nos dice Cristian— incluye asumir que todos sean partícipes y disfruten del bienestar y cooperación en torno al propósito”.

En la plataforma de Twitter, las notificaciones de algunas cuentas que siguen lo que pasa en Chile comienzan a repiquetear en el ordenador: la mesa directiva de la Convención Constitucional que trabajará en la redacción de la nueva carta magna que sustituirá a la heredada de la dictadura militar, estará presidida por la mujer, activista, académica y lingüista indígena mapuche Elisa Loncón Antileo; el corazón y los ojos se humedecen de emoción, y en la lista de reproducción suena aquello de que “mucho más temprano que tarde se abrirán las grandes alamedas por donde pase(n las personas) libre(s) para construir una sociedad mejor”.

 
 
Preparación y realización de la entrevista:
Geoffrey Guimberteau + Eva María Agruña Barran.

Cosecha:
Natalia Gárate + Patricio Urtubia + Sebastián Liera.

16.6.21

De un encuentro a Tejer-Redes. Cuando la ComUnidad se vuelve realidad

Cada Ser-Humano que siente el llamado a gestar transformaciones, atraviesa un camino en el que los paradigmas arraigados, se van difuminando desde y entre la reflexión, que supone a este SER en una posición de observador de su propia experiencia. Es, esta vivencia la que va configurando una nueva historia dentro del aprendizaje y que facilita la ocurrencia de los cambios. 



A través de esta entrevista radial, conocemos a Hans Gutiérrez - Fundador de DH Escuela, quién nos llevará a viajar en el tiempo desde la influencia y aprendizaje que ha significado la conexión que se generó con TejeRedes y que ha contribuído en el desarrollo de su proyecto, hasta conocer detalles del paradigma por el cual transita en su quehacer como formador y co-fundador de proyectos que contribuyan a un mundo mejor.

Desde este punto de partida el primer aprendizaje que deja este encuentro nos muestra la magia y el valor de la sorpresa que provoca el cruce de seres que están en el camino hacia el descubrir la colaboración y sus bemoles como medio para la transformación. Esta interacción ocurre sin una intencionalidad consciente y tal vez es justamente esta ausencia de expectativas lo que provoca el destello y permite el aparecer de los SERES HUMANOS VIVOS, desde una verdad auténtica y amorosa. Por lo tanto, existe un porcentaje no identificado de cambios producidos y las transformaciones se generan en los espacios de tiempo y conexión con personas sin planificación previa. 

Siguiendo este viaje fue posible conocer como la metodología del CLEHES y teorías de Análisis Transaccional se cruzan y entrelazan en esta evolución de reflexiones y acciones, vinculados a la antropología y los contextos políticos y sociales que se habitan. En donde el SER humano está en el centro del quehacer, relevando el valor de la colaboración en estas relaciones que trascienden los vínculos laborales, familiares, políticos y sociales, pues la práctica nos muestra que los resultados obtenidos desde esta interacción e interrelación, superan cualquier predicción de metas, pues el aprendizaje vivido en ComUnidad; libera creatividad, amor y evolución para cualquier tipo de organización de la que hablemos. 

Hoy en día DH Escuela se convierte en un gran promotor del trabajo colaborativo y el trabajo en red, teniendo a Hans como un gran tejedor y articulador que une a diversos Consultores y Especialistas que nutren la formación y el desarrollo de Facilitadores. En donde el norte y valores se direccionan hacia el contribuir a una transformación de Facilitadores que sean capaces de hacer sentir a los demás sanos, seguros, amados y competentes, respetando la verdad de cada SER, como puente para una comunicación efectiva y no violenta.


Profundiza en detalle cada uno de los tópicos tratados en esta entrevista:

(Ver entrevista a en Youtube)


Trabajo de cosecha realizado principalmente por divers@s integrantes de la Escuela Tejeredes 2021: 

Prepararon y realizaron la entrevista:
Josmell Llacza
Alex Martínez 
Mauricio Opazo

En tanto, para esta cosecha, se sumaron:
Natalia Gárate en la redacción final
Patricio Urtubia en lo audiovisual y articulación

30.5.21

tejeRedes: en mayo cumplimos 12 años de redes, colaboración e innovación social + entrevista


Ya estamos terminando mayo y se cumplen 12 años de recorrido de tejeRedes.

Si bien en estos 12 años hemos tenido diferentes etapas y momentos, es indudable que hemos aprendido mucho en comunidad. 

Mucho se habla hoy en día de redes, colaboración e innovación social y con mucha humildad, algún granito de arena hemos puesto desde tejeRedes en las conversaciones y el avance de los temas que conectan con nuestro propósito. 

Muchas gracias por acompañarnos en estos 12 años.

Desde el año pasado mucha agua a pasado bajo el puente y tejeRedes hoy funciona casi 100% digital, difundiendo la metodología, prácticas y desarrollando proyectos. 

No hemos contado mucho de los proyectos que hemos realizado en los últimos años, pero el que más feliz nos tiene es el de la propia Escuela tejeRedes como un impulso a fortalecer la comunidad y a las personas que día a día están como agentes de cambio movilizando los sistemas organizacionales. 

Desde el próximo mes de junio daremos inicio a una nueva etapa que llamaremos tejeRedes Play. Ya algo hemos difundido y publicado, pero será el trabajo de reflexión y ejecución de la propia metodología. 

Les dejamos una maravillosa entrevista (Gracias Nelson a ti y el equipo) para saber un poco más de tejeRedes y en los temas que andamos trabajando. 

Listen to "Ensambla tu proyecto social" on Spreaker.

10.5.21

Caminos evolutivos del Individualismo a la Colaboración en Organizaciones Públicas

En este episodio conocerás la experiencia en el camino a la colaboración en la Secretaria de Planeación y Participación Ciudadana de Jalisco.  


Aquí recogemos extractos de la sesión del 30 de abril de 2021, en el contexto de la segunda parte del Design Lab de la Escuela Tejeredes 2021, en donde nuestras invitadas Celia Ramírez Arechiga y María Fernanda Origel compartieron lindas historias, reflexiones y desafíos que se presentaron en el proceso como los que emergen en este tiempo de incertidumbres para una organización pionera en México.


También, podrás disfrutar de la entrevista completa, aquí:


Este trabajo fue realizado por el Equipo conformado por Mauricio Opazo (Entrevistador, Guión y Narración), Etna Estrella (Entrevistadora, Mapeo y Selección de Extractos), Patricio Urtubia (Tech Host y Audiovisual), Natalia Gárate (Mariposa, Redacción de Análisis) y Sebastián Liera (Intro de la entrevista). También contamos con apoyo de Mónica Guerra y Céline Girardon en el equipo y las orientaciones de Helena Piacenza y Carles Gutiérrez.


A continuación, te compartimos el análisis de nuestro equipo:

“Cada organización es resultado de las conversaciones que se dan entre las personas que forman parte de la misma” (Maturana; La Nación 5 de febrero del 2017)


¿Qué es lo que ocurrió para observar estos resultados en la Organización y sus Integrantes?


En algún momento del espacio temporal compartido, desde reflexiones individuales y esa hambre por querer entregar la mejor versión de cada una, un grupo de seres humanos vivos, iniciaron el diálogo que permitió notar que los hallazgos en esos pensares y sentires, correspondían a representaciones de necesidades colectivas y después de reconocer esa conexión, el paso siguiente que las desafió; es el llamado a la acción. Y así comenzó la búsqueda para dar respuesta a esa incomodidad que provocaba la forma tradicional de hacer las cosas, cuando ya deja de hacer sentido en el quehacer cotidiano y comienza el movimiento al cambio, aquel que nunca será fácil, pues implica soltar lo aprendido y lanzarnos a la incertidumbre.
El párrafo introductorio recoge y propone el planteamiento y filosofía, que lanza la responsabilidad de resolver el desarrollo organizacional a los integrantes de la misma, desde una aceptación e inclusión del otro. Más aún si el análisis vivencial se centra en una Institución Pública, el rol de los colaboradores no sólo necesita una observación desde el ser y su participación, sino también desde el servir al otro y sostener una escucha activa. Pero, ¿Cómo se consigue ese tránsito de lo individual a lo colectivo y de lo colectivo a lo comunitario? El primer paso en la experiencia recogida, dice mucha relación con el sostén que se requiere desde la Institución y concretamente con la inspiración y complicidad de las jefaturas en organizaciones públicas, este respaldo es indispensable para evolucionar hacia formas horizontales de convivir y gestión. La relevancia de esta situación descrita tiene relación con el dejar aparecer, fluir y vivenciar sentimientos como la alegría y la incomodidad, pues desde ellos la creatividad se hizo presente, caminando sobre la humildad en el relacionar, desde la cual habían más preguntas que respuestas, las cuales sólo estimulaban por medio del juego, lo lúdico y el cuidado la participación, abandonando las inseguridades y permitiéndose el error, como una oportunidad de evolución. Librándose de la culpa, pues sobre lo que no se hizo tiempo atrás ya no hay más que hacer. Esta conexión de pertenencia en el equipo y del camino que se buscaba descubrir, dándose la mano para comenzar a crear e imaginar proyectos que respondan a las necesidades de ese entorno al cual sirve la Institución. Más aún desde una implicancia no solo desde el idear, sino, también desde la responsabilidad de ejecutar, acompañar y aprender a mostrar el no saber, para que la colaboración se haga presente. Hoy en día este descubrir y vivenciar que eclipsó y tomó forma, trae consigo el desafío de trascender más allá de las personas y transformarse en capas firmes de la cultura que distingue a la Institución, tal vez los resultados logrados de la interacción desde la participación ciudadana, serán el garante por medio de la representación política permanente, que está en manos de las y los ciudadanos/os para perpetuar esta horizontalidad y sus resultados. Desde el Eros el Ser, Nosotres y Vosotres, para una Institución pertinente, representativa y Horizontal.

Google Analytics

Licencia compartida