6.12.16

10 premisas básicas para impulsar una cultura colaborativa



Si tu deseo es dejar atrás la pirámide como forma de relación, entonces presta atención a estos 10 “mantras” de La Arenera. 


¿Ser jefe o líder? ¿Tomar decisiones solo o construir las soluciones en conjunto? ¿La co-creacón es más eficiente para el funcionamiento de una organización? Muchas veces tenemos la intención, pero no sabemos cómo cambiar la perspectiva para construir equipos que permitan enfocar la gestión desde un punto de vista colaborativo.

Para ello, nos hemos nutrido de la experiencia de La Arenera. Compartiremos, a continuación, 10 supuestos para que los integres en tu día a día. 


1. Todos somos responsables de las respuestas.

El foco de la colaboración es construir el conocimiento, utilizarlo como una herramienta de transformación.


2. El poder está distribuido.

Si compartes los problemas, también puedes compartir las soluciones. De esta manera, cada quien se empodera desde lo que le corresponde para actuar y avanzar.


3. La diferencia del otro te alimenta.

Antes de pensar por qué tu compañero/a no piensa igual, piensa en cómo puede complementar tu idea ¡La sinergia es clave para iniciar procesos colaborativos!


4. Adhiere a co-crear.

A veces, estar en desacuerdo es una buena señal. Puede ser un punto de partida para dar respuestas más completas y efectivas.


5. La verdad es relativa y se construye con nuestros actos.

La verdad no se encuentra aislada como un tesoro, sino que se nutre de nuestro cuerpo, lenguaje experiencias, historia, eros y silencios (ver CLEHES).


6. Observa los intereses de otras personas.

Antes de saber cómo los demás te pueden aportar, debes saber cómo colaborar para nutrir las ideas de otros.


7. Si no cumples, la gente no puede responder.

Al conectarte con los demás, pones la empatía por sobre la necesidad, lo que me permite optimizar tu trabajo para desencadenar acciones en tu entorno. 


8. El mundo necesita de mí.

Al pensar en nuestro trabajo, un signo de colaboración es revisar cómo estoy contribuyendo a nutrir a mi entorno (antes de pensar en cómo estos satisfacen mis necesidades). 


9. Sólo teniendo vida puedo trabajar.

Sólo si vemos nuestro trabajo como “una de mis actividades favoritas” y una “oportunidad de creación e intercambio”, iremos por un buen camino.

10. Las soluciones son sistémicas.

Estamos dentro de sistemas de actividad humana, por lo que esta interacción es la mejor cura para buscar soluciones integrales y colaborativas.

Ahora que compartimos estos pequeños tips, cuéntanos ¿Cómo piensas implementarlos? 


Inscríbete a nuestro boletín para recibir más herramientas y seguir en contacto con nuestras novedades. 


Este contenido es parte de la última versión de nuestro Manual de Tecnologías Sociales. Además, es parte del Kit tejeRedes, el cual puedes descargar acá.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por compartir con tejeRedes ;)

  Seguir a tejeRedes en Facebook   Seguir a tejeRedes en Twitter   Seguir a tejeRedes en Linkedin   Suscribirse a tejeRedes   Suscribirse a tejeRedes  

Actividades destacadas

Libro, Manuales y Cursos Gratis

Servicios tejeRedes